domingo, 11 de abril de 2010

Sikkim (Barcelona) Por Pululante



Buscaba por Internet un sitio especial al que invitar a mi chica en Barcelona. Es curioso como a diferencia de otras grandes capitales no me fue fácil encontrar sitios que destacasen aunque simplemente fuera por renombre o estrellas Michelín. Quizá mi desconocimiento unido al hecho de que es posible que, al igual que los 3 estrellas Bulli y Can Roca se encuentren al norte en la costa de Girona, otros "estrellas" también estén a las afueras. El caso es que miré en varias páginas y listados, pero cuando dí con ésta supe que la búsqueda se había acabado.

El Sikkim está decorado muy íntimamente, muy romántico. Una luz muy tenue, proveniente únicamente de las velas y las pequeñas lámparas de sobremesa es todo lo que hay en el local. La decoración está muy cuidada, con las paredes cubiertas de piedra y los detalles hindúes y asiáticos que llenan el local: biombos, budas, espejos... todo en un ambiente muy romántico. Incluso en su página web anuncian una noche semanal donde refuerzan la decoración con rosas: triunfo garantizado :-)

Una vez allí no todo es perfecto. La entrada es realmente pequeña y para cenar hacen dos turnos (a las 9 y a las 11) con lo que en el cambio de turno toca esperar a la entrada y hay que estar constantemente apartándote para dejar entrar y salir a la gente. Por otra parte me pareció que había demasiadas mesas, sin llegar al extremo de Paris (en esto ganan por goleada), el espacio entre mesas se quedaba algo escaso aunque los biombos estratégicamente colocados contribuían a hacer un poco más íntima la velada.

El restaurante está en la zona del Born, cerca del parque de la Ciudadela. No conocía el barrio y un pequeño paseo por la zona me reveló unos cuantos restaurantes con muy buena pinta: modernos, con carta atractiva, variedad de cocinas y con bastante gente dentro lo cual es buena señal. Quedarán para otra ocasión. Bonus: cerca de allí hay unos baños árabes para relajarse y completar el día. Si se quiere ir de copas después de la cena, el Born es de las zonas más animadas de Barcelona.

Vamos a la comida. La carta es una especie de cocina fusión con toques orientales, pero no es un sitio de comida oriental o hindú. Nos trajeron un aperitivo que era una mantequilla de mostaza y pepinillo. Una sorpresa muy agradable, con un sabor realmente original. No suelo comer el pan con mantequilla que ponen en muchos sitios, pero ésta estaba tan buena que no pude resistirme, arriesgándome a llenarme antes de tiempo.

Empezamos con unos Raviolis Turcos rellenos de calabaza y dátiles con salsa de yogurt, menta y jengibre. Los raviolis (3, muy grandes) estaban realmente buenos, el relleno con el toque dulce del dátil y la calabaza me encantó. La salsa tenía un saborcillo tirando a ácido probablemente por el jengibre o quizas llevase algo de limón que es un ingrediente típico en la cocina turca. Para mi gusto no pegaba del todo bien con el dulzor de los raviolis, pero por suerte no llegaba a estropear del todo el plato.

Otro entrante que probamos fue el Tiradito de Atún, una especie de miniensalada con unos buenos trozos de atún crudo macerado. El atún estaba delicioso, está claro que trabajan con muy buena materia prima. Notable alto para este plato.

Como plato principal yo me pedí una Roulé de Lubina a la Miel, sellado con jamón de pato y almendras, puré de calabazas y espinacas. Me encontré con dos lomos del pescado, algo pequeños pero muy bien presentados con una mezcla de vegetales en el centro y una loncha de jamón de pato. Nuevamente la lubina muy rica, cocinada en su punto, muy jugosa denotando buen producto. El puré quizás resultó un poco soso para comerlo solo.


Por la otra parte de la mesa cayeron unas Costillas de Cordero de Magallanes al romero con lentejas Dupuy. El plato tenía una pinta estupenda, las costillas no eran costillitas sueltas sino que sujetaban un buen trozo de carne de cordero. El cordero de Patagonia tiene fama de carne de gusto salado por las características de las tierras lo que le da un sabor distinto. Efectivamente estaba muy bien cocinado, un poquitín tostado por fuera como debe de ser el cordero y se apreciaba el sabor al romero. Francamente estaba delicioso. La mermelada que acompañaba como fondo de plato estaba igualmente riquísima y la única pena es que era algo escasa. En cuanto a las lentejas, no me dan mucho más. Menos mal que venían aparte.



Todo esto estuvo acompañado de un Castillo de Perelada 5 fincas, un buen vino de la D.O. Empordá. En Cataluña están progresando mucho denominaciones que hasta ahora no conocía y que están resultando auténticas sorpresas, como por ejemplo también la Costers del Segre. Comentar que la carta de vinos no es muy amplia pero tiene una buena variedad de vinos catalanes, suficiente para que puedas elegir algún vino difícil de ver en la tierra asturiana.

En resumen, un ambiente muy agradable, una propuesta en la carta muy original y seductora, que se vió ratificada durante la comida con unos platos exquisitos, con lo que al final salimos muy contentos.
La factura salió por unos 100€, de los que 23 correspondieron al vino. En cuanto a cantidad, quedamos muy bien. De hecho sobró algo de comida (con lo que nuevamente hubo que sacrificar el postre), pero preferimos probar varias cosas a riesgo de que sobrase algo ya que no todos los días podemos venir a cenar a Barcelona.

7 comentarios:

Fartones dijo...

A mi tocame dir abondo per Barcelona, pero claro, visites d'un dia o dos nun dan pa munchu. Ta bien garrar una referencia como la zona del Born. Esti sin tener mala pinta, nun ye que pegue mui munchu coles mio visites solitaries, digolo polo de romanticu :-). De toes formes si cuadra habra que prebalu.
Por ciertu, bona pinta lo del corderu y sorprendeme lo de que sobrare comida, mas que na, porqu'en Barcelona les cantidaes nun son como les nueses :-)

SIBARITASTUR dijo...

Haz 4 dias que estuve donde la foto que pones, jejejejeje.
Pues suena muy bien lo que propones y a buen precio. Cuando vayais otra vez a barcelona puedo pasaros un Japones de comida casera (no hay sushi ni surimi) y un bar de comidas de toda la vida en gracia que comí unas manos de cerdo a la brasa que me encantaron.

Fartones dijo...

Sibarita
Col pocu tiempu que suelo tener yo, tolo qu'aportes alrodiu de Pole Nou tara perbien. Lo digo por si sabes dalgo perlli :-)

Fartones dijo...

Poble Nou...

SIBARITASTUR dijo...

Fartones, con el metro estas enseguida en cualquier parte.
Yo estuve en MIKASA c/diputació 140 933239769, al 5 minutos de paseo de gracia. Japones casero, sin pretensiones y baratin. Muy pequeño y con varios asiáticos comiendo lo que me parece buena señal.
En el barrio de Gracia, CAL BOTER
c/tordera 62. 934588462, casa de comidas de toda la vida y a un precio muy bueno.

Fartones dijo...

Apuntomeles pa la proxima visitina a Barna. nun se si me dara tiempu a xintar, pasame siempre lo mesmo, voi y vengo nel mesmu dia n'avion y termino nel aeropuertu con un pinchu de mala muerte y caru :-)

Fartones dijo...

Mas val tardi que nunca, lleguaron les semeyes de la cenina :-)