lunes, 21 de abril de 2014

HR Amada Carlota (La Cotariella - Cabranes)


Nun soi de blogar más d'una vegada un sitiu, pero n'esti casu ye esencial facelo. ¿Por qué?, porque nel Amada Carlota suelen trabayar con menús y agora mesmu tienen un menú xaponés colo que les esperiencies nun tienen na que ver d'un momentu a otru, eso sí, el hotel sigue tando nel mesmu sitiu perguapu de Cabranes, amás de que presta xintar n'un sitiu onde cuiden los detalles de la cena como fain ellos.


Obligao ye poner la semeya de la xintá porque col xaponés entovía nun m'aclaro :-). Como ye típicu que te pongan, variedá de platos y tamién cantidá, porque acabemos con una fartura de les que fain época, pa que dempués digamos que l'arroz y l'ocle nun llenen, buf. De primeru sopa de misu coloráu. Esto lo que llevaba yera tofu, xampiñones y un ocle que debía ser el wakame de la ensalada siguiente. Mui rica, pa dir entamando cuerpu.


Ensalda de wakame con gamba d'agua dulce y pulpu en salsa de soya. Pues eso, un verde con mariscu crudo con unos toques d'aceite de sésamu que la dexaben perprestosa.


Entamando ya colos platos fuertes, brocheta de pitu al teriyaki. Pues llográu, sí, nun sabría esplicar bien el tastu, pitu tipu guisao endolcáu n'una salsina de teriyaki (otra variedá de salsa con soya) que y-daba nun sólo un tastu diferente a lo que tamos avezaos, si non que amás tenía una testura diferente diendo a lo xelatinoso. A mi foi un platu que me prestó munchu, por diferente.



Sashimi de salmón y atún. Llixeramente marcaos pa aquellos que crudo, crudo nun son, unes fueyes y una salsina de naranxa al rodiu. Perprestoso el marcau, la memoria ye lo que tien, pero nun yera sólo plancha, llevaba un mini rebozu con un tastu perbono (tuve que lo apuntar...esti mélicu alemán va finar conmigo).

Seguimos cola cena y ya reventando llega la tempura. Hala!! otru platu piquiñín con gambes y verdures en tempura (calabacinos, pimientos..)  perfeutu de puntu de tempura y verdures cruxentes.

Pero nun contentos con reventanos, llegó'l platu fuerte, los diferentes sushis. Platazu pa dexanos en sitiu. Too productos frescos, como nun pue ser otra (gambes, gambes d'agua dulce, salmón, atún, aguacate, sepia...) nes diferentes formes de amestar l'arroz col ocle y los productos.

 Al postre lleguemos porque taba nel menú, pero ya ensin semeya, que nun me daben les fuercies pa calcar la pantalla del movil, a mi que nun me dan más prestome porque nun yera una llambionada del copón.


El vinín que tuvo con nos foi un cabronazu de Zamora, dígolo porque llamábase Malandrín 2012, vino blancu de la tierra zamorana 100% verdejo. Nin idea hasta nun tomalu equí, frescu, ácidín pero nun muncho. A mi prestome.

37,5 € por cabeza ye un preciu perrazonable (Carlos a ver si pones tiques :-), ho!! ) que con otres dos copes de ribeiro enantes de cenar quedó'n 39 € cabeza

En fin, cena románticona n'un sitiu prestosu :-)

jueves, 27 de marzo de 2014

La Solana (Ribadeo - Lugo - Galiza)


La Solana ye, ensin dulda, un referente nel occidente d'Asturies y La Mariña de Lugo. Un d'esos sitios de productu y xintá clasicos que merez la pena esfrutar de vegada'n vegada.

La disculpa pa arimase hasta equí foi'l día del pá, nesti casu, el del mio que y-dio por ponese "farrucu" y dir a Ribadeo. Asina nosotros aprovechemos y fuimos ya el sábadu a durmir en Rinlo (un pueblín perguapu).

La Solana ye un chigre grande pero afayaízu de dos pisos en piedra y maera mui cerquina de la ría. Na parte baxo ties la zona más de chigre y un comedor na de riba onde nos metieron a 11 ensin problemes de arrexuntamientu con otres meses.

Como vos dicía, La Solana ye productu y cocina sincera y a ello nos dimos.

D'entamu pidimos unes anchoes en varies formes, tartar, anchoa sola, en tosta con pimientos y endolcando un quesu bola blancu. Y digo bola blancu, porque esta foi la única variante que nun prebé, asina que quedé coles ganes de sabelo porque tampoco entrugué a naide sobre la marcha y dempués pasóseme (paecía mozarella).

En cualisquier casu, muy riques todes les demás versiones. Más floxa, por dicir dalgo, la versión tartar onde tenía igual más presencia la compaña de verdurines varies que la propia anchoa, too ello presentao n'una pizarra, que queda perguapo.




El siguiente entamu fueron les crocretes de mariscu. Crocretes de tamañu piquiñín con un rebozu finu y una besamel suavina mui rica. Personalmente, y esto va'n gustos, prestaríame más potencia del mariscu nel tastu, pero riques taben.


El siguiente y caberu entamu fueron los muergos plancha con salsa de mojo verde. Perbono too, calidá de los muergos (ensin ser pergrandes, taben perllimpios de sable y teníen un tastu perbono), orixinal lo de ponételos con mojo verde en vez d'aceite y llimón, como ye más normal, con un resultáu estupendu.


Y por fin llegó el platu estrella del día que nos presentaren al sentanos a ver si daba o nun daba pa toos, que dio.



Presentovos a Amparín la llubina (que de furagaña nada de nada ya) de unos 5 Kg. D'eso pasó a dos raciones como la de la semeya siguiente.

Aceitín, tomatín, perrexil, pataques a la panadera, al fornu y a xintar. Puntu de too impresionante, sal, coción, too. Cuantu tiempu ensin prebar una tan rica. En fin, dimos cuenta d'Amparín en un plis plas.

D'ellos pidieron cafés, postres etc...de los que nun puedo opinar porque nin los toqué, de vino andaben circulando Roda I y Terras Gaudas, pero lo que tien conducir, ye que yo tomé un agua mineral del 2014 que taba coyonudu.

De preciu tampoco falo, a pesar de ser tamién pá, ellí sólo pagó un :-)

viernes, 21 de marzo de 2014

Married - Casáu los Pululantes strike again (Uviéu)



Como sabéis nos encanta este nuevo descubrimiento, así que volvimos por tercera vez en pocos meses para disfrutar una vez más de su excelente comida y su agradable ambiente.
Finalmente en Married han decidido prescindir de la carta y centrarse de lleno en el menú degustación al inmejorable precio de 35€, bebida aparte. El menú lo cambian cada semana (no os dejéis confundir por el título de esta crítica) aunque lamentablemente nos es imposible venir cada 7 días ¡aunque no será por falta de ganas!
Puede que el nombre de algún plato no sea exacto ya que en esta ocasión no lo fuimos apuntando sobre la marcha para dedicarnos por entero a la experiencia gastronómica.
Para ir empezando, nos traen unas moscovitas de parmesano con piruletas de foie y chocolate colocadas originalmente sobre una redecilla metálica. Ya sabéis que no me gusta mucho el queso, aún así las moscovitas me parecieron deliciosas ya que el sabor dulce del chocolate dominaba el aperitivo y el parmesano gratinado se asemejaba mucho al crujiente de la auténtica moscovita. Para las piruletas de chocolate rellenas de foie solo tengo una palabra: fantásticas. Me encantan ambas cosas así que la combinación no podía fallar.

Siguiendo con los aperitivos, ahora vinieron unas anchoas y tacos de jamón en queso la peral acompañados de espuma de cava con cítricos. El queso la peral es un poco más fuerte de lo que suelo tolerar, pero al estar presentado de forma tan cremosa estaba bastante suave y a los dos nos encantó. Los "tropezones" (la anchoa y el jamón) combinaban muy bien con la crema de queso. En otra ocasión habíamos comido el mismo tipo de crema de queso con unas guindillas a modo de torera, también quedaba muy bien.
La espuma de cava con distintas combinaciones empieza a ser un clásico imprescindible de este local. Para disfrutar de los sabores hay que mezclarlo bien antes de tomarlo, ya que las distintas densidades hacen que la presentación sea espectacular, formando dos capas con brillos dorados. Muy fresco y delicioso.
 Otro "clásico" del local de los más sorprendentes: el chorizo a la sidra y sus regañas. La crema de intenso sabor a chorizo viene dentro de un tubo como de pegamento "super glú" para jugar con ella y con los bollitos. Puedes rellenarlos, pintar figuritas encima del pan o comer la crema directamente del tubo. Un plato de lo más original y divertido que siempre consigue que nos echemos unas risas. 
 
  A continuación nos sacaron un vasito con ostras y espuma de lima. Las ostras venían troceadas en el fondo y tenían un sabor tan intenso que las hacía totalmente deliciosas, acompañadas de forma inmejorable por el ácido regusto de la espuma de lima.  El intenso sabor a ostras convierte este plato en sólo apto para el que le gusten estos bichos. A mi churri le encantan especialmente y yo también he aprendido a apreciarlas, así que este vasito nos encantó. Nos quedamos con ganas de más.
Los mejillones con su interpretación de salsa chilena venían en un plato alargado. Se trataba de unos buenos mejilllones muy tiernos, apenas cocinados, lo que dejaba su sabor intacto. Las salsas también estaban muy ricas, una en particular (la de la izquierda de la foto) me gustó tanto que no pude resistirme a rebañar el plato :-)
Acabamos el aluvión de aperitivos y entrantes con un risotto con las gambas de Palamós cocinadas a baja temperatura. Qué delicia de gambas, creo que muy pocas veces he probado un marisco tan ricamente preparado. El arroz estaba también en su punto, muy bueno, pero las gambas estaban totalmente exquisitas. Acabamos proponiéndole al maitre una cena compuesta sólo por el máximo número posible de estas gambas :-D. Podríamos decir cien veces lo que nos gustaron y nos quedaríamos cortos.
El plato principal de pescado fue lomo de lubina con ajete tierno y cogollo de Tudela. La lubina, como el resto, perfectamente en su punto. Las verduras también, con la sorpresa de encontrarnos el cogollo ligeramente a la plancha, crujiente. Un acierto. Acompañando el plato una salsa que casaba perfectamente en el conjunto.
El solomillo con guarnición puso fin a los platos principales. La carne estaba perfecta, pero a mí me gustó especialmente la guarnición. No me acuerdo exactamente de qué estaba hecha pero me encantó su textura.
De postre elegí un arroz con leche al estilo tradicional. Muy cremoso y en su punto. Perfecto colofón a un gran menú.
Para acompañar la comida pedimos un Comenge 2007 (28€). Es un Ribera del Duero que descubrimos en Peñafiel y que nos encantó. Muy buen vino, sí señor.
Nuevamente salimos encantados del Married, al que sin duda volveremos en cuanto podamos (hay que apañar el tema de la cena-atracón de gambas :-) ). Su excelente menú a un precio increible y su constante innovación es un gancho imposible de resistir, por más que repetimos siempre consiguen sorprendernos.








jueves, 6 de marzo de 2014

Filigrana (Santiago de Compostela - A Coruña - Galiza)


Y dempués d'un par de díes intensos, lleguemos a la cena acutada pola sorpresa en Santiago, que yera nel mesmu hotel del regalu (A Quinta da Auga)

Pa tenelo claro dende'l principiu, un bon restaurante n'un sitiu perguapu de hotel, eso sí, nun esperéis una crónica de coses sorprendentes y cocina con I+D o coses como nos cuenta Gastroerrante de los sos chigres de Santiago. Esti ye un "sota, caballu, rei" onde vas salir contentu, onde dempués pues tomar una copa n'un salón con chimenea perrelaxau y onde too cuenta, porque xintar, xíntase bien.

Carta de vinos curtia y clásica, pero onde pues alcontrar referencies pa quedar agustu, nel nuesu casu un Artadi Viñas de Gain foi'l que tuvo pela mesa ayudando.

D'entamu la casa un mexillón veloz....¡non, eso ye la semeya que me salió como nos vieyos tiempos!, ensalada de bacalláu (bacalláu desalau y tomatinos frescos) en un mini-platu con forma de mexillón. Ensin namoramientos, bien pa facer boca.


D'entamu, "l'error" de la nuechi, ¿quien coño nos manda pedir oricios en Galicia?, pues naide, ¡ocúrresenos a a nosotros na más!. Nun ye que tuvieren malos, tolo contrario, pero claro, pa unos asturianos que xintemos los oricios por docenes y casi crudos, que te pongan dos oricios coles sos güeves en bechamel y unes güeves de pexe perriba, por perbono que tea nun ye lo esperable de tastu. Entiendo que nel restu l'estáu tienen que suavizar el tastu de los oricios, pero pa nos foi persuave. ¡Cuidadín que nun ye fallu de cocina!, yo pediría otru entamu pa la prósima :-)


Los segundos otra cosa, porque yeren lo que esperemos, claro ta, y bien bono el meru a la plancha con setes, de tastu, frescor y puntu. Bona ración y a esfrutalu

 

Y un sollombín de xata gallega poco fechu de primera calidá con una salsina de mostaza dulce a un lláu, pero yo a eses coses presto-yos poca atención cuando lo que pido ye carnona. :-)



Dos cafés con xelu y en fin, una bona pitanza pa parexines que puen arumacase dempués nel salonin con un Gin Tonic y nel qu'almiten tiques.

La cuenta unos 40 € por cabeza en cálculo semi-mental a lo visto na carta, ya que'l regalu venía con cena asina que nun vi la cuenta.



miércoles, 26 de febrero de 2014

O 42 (Santiago de Compostela - A Coruña - Galiza)


Sábadu lluviosu en Santiago (¿acasu hailos d'otra manera en febreru?), y anque nun yera'l mas propiciu pa perdese peles cais d'esta ciudá afayaiza, fuimos faciéndolo ensin priesa con esa tranquilidá que tresmite la piedra vieya y la falta de peregrinos, pa que voi mentir. Paseo escucador, como quien diz, con parades pal vermutín del meudía hasta que llegó la fame.

Nun yera la nuestra intención xintar fuerte, sólo picar delles coses ya que'l finde de regalu de Reis venía con un acute n'un bon chigre nos decíen, asina que O 42 foi una parada téunica en metá de la Rua de Franco, la típica que fais porque yera la que mas xente tenía y amás de tres o cuatro alredor tamién tenía tiques y pienses eso de"si sal mal, pago colos billetes del monopoli y llisto".

Meses piquiñuques de chigre, charra tranquila, un par de albariños y a pensar n'eso de, con la pinta la carta y los mantelos que nos ponen igual fallemos :-), pero la verdá que dábanos un poco igual. Quiciabes poles poques espectatives puestes no que nos diben trayer sorpredionos positivamente.

Entamemos con un pulpín a feira, que nun ye que tuviera vivu pa la semeya, ye que igual entre vermú y vermú la que se movía yera la máquina de retratar...bono, ¡la mio mano, pa que vos voi a engañar a estes altures!

Bona ración de pulpín xustu de aceite, de pimentón y sal nel so puntu y coción perfeuta. Ensin más, tan cenciello y tan dificil d'atopar. Prestonos.

Siguuieron unes zamburiñes a la plancha con sal y aceite y puntu. Bon tastu, perbones y bona ración. Al final taba prestándonos más de la cuenta y lo que yera un picoteo entamó a ser una xintá en condiciones finando con unos mexillones al vapor de gran tamañu, carnosinos y ricos. Tamién sofitaba qu'en vez de pedir una botella, seguíemos cola mente puesta nel "pica, pica" y venga venir copes de Conde de Albarei a abrir la fame :-)

Perdida la cuenta del vino (ente 4 y 6 copes), la xintá en plena zona de posibles "atracos" y añadiendo 1 café con xelu,  salió por 24,5€ por cabeza pagaos col Monopoly.

A estes altures de la vida alcontrar chigres en zones como esta, nada espectaculares, pero nos que nun sólo nun te la metan, sinon que fines con una bona sensación ye cosa raro. Asina que posteólu porque me prestó, el momento y el llugar y porque el blogue ye mio y faigo lo que quiero como Évole y el 23-F :-)

lunes, 17 de febrero de 2014

Married - Casáu (Uviéu) por Los Pululantes


Los que nos conocéis sabéis que los fines de semana no perdonamos el vermut y uno de nuestros sitios favoritos de Oviedo es la plaza Trascorrales. Es un lugar realmente agradable, plagado de terrazas a las que le da el sol todo el año, perfecto para los domingos soleados de invierno. Tras disfrutar el vermut fuimos a la búsqueda de una sidrería nueva que nos habían recomendado en la parte de atrás de la antigua plaza del Pescado y sin querer nos tropezamos en la esquina de la plaza con un restaurante pequeño que no conocíamos: el Married. El local nos llamó la atención nada más verlo. Su fachada de piedra con la antigua puerta de madera y el interior en el que se conservan los muros de piedra natural del edificio original, donde se vislumbraban unas pocas mesas elegantemente dispuestas. Miramos la carta y los platos anunciaban un punto sofisticado con un precio realmente ajustado (la mayoría de platos entre 15 y 20€) así que no pudimos resistirnos a entrar.
En aquel momento el local llevaba abierto tan solo 2 ó 3 meses, era realmente una novedad. Nos sentamos y sin más preliminares nos trajeron el aperitivo. "Pero si aún no hemos pedido" pensé yo. Un pequeño tarro de cristal con aceituna, anchoa, tomate cherry y queso en aceite, y un mini martini con lima y cúrcuma. Ambos tan deliciosos como bien presentados, y con un punto sorprendente que no nos abandonaría en cada plato que probamos.
Mientras disfrutábamos el aperitivo nos trajeron la carta, y nada más terminarlo nos trajeron un segundo aperitvo. "¿Otro?". Esto pintaba muy bien. En este caso una trufa de foie y chocolate: una finísima envoltura de riquísimo chocolate conteniendo un delicioso trozo de foie. Super original.
Todavía con la mezcla de sabor dulce y salado en la boca nos llegó el tercer aperitivo (¡sí, el tercero, habeis leído bien!): pollo tandori con salsa oriental. Unos pequeños "nuggets" con una presentación espectacular en una bandeja hecha  con trozos de alambre entrecruzados. No faltaban los palillos asiáticos para comer este aperitivo. Tenían un rebozado de sabor fuerte que nos recordó un poco a las cortezas fritas de cerdo. Lo mejor la salsa.
Y aunque parezca increíble no acabó aquí el desfile de aperitivos, faltaba el cuarto y último: la patata asada con tabayón de sidra. Otra vez nos sorprenden con la presentación: la patata era completamente negra, como si estuviese quemada en unas brasas, imitando un trozo de carbón que se confundía entre piedras de las de verdad. Un curioso efecto el de transformar las patatas en trozos de carbón. Nos contaron como se hacía, pero preferimos no desvelar el truco :-) Nos invitaron a comer este aperitivo con las manos, y ¡a fe mía que allí no quedó ni patata ni salsa!
A estas alturas ya casi nos habríamos dado por comidos, pero todavía estábamos en los aperitivos. Supongo que al ser nuevos quieren dar a conocer así su cocina y nos parece una iniciativa excelente,  ¡ojalá puedan seguir así mucho tiempo!
El primer plato de los elegidos en la carta fue el "foie marinado en vinagre de sidra y con verduritas asadas en espuma carbonizada y hierba tai". Lo pedimos para compartir y nos lo trajeron emplatado por separado (ya sabéis lo que nos gusta esto). El foie no estaba a la plancha sino crudo y regado con la salsa. Pierde un poco el potente sabor que le da un toquecito de plancha, aunque la textura era muy apropiada para la salsa que lo acompañaba. Quizá un punto de acidez excesivo. Las verduritas bien, y la hierba tai tiene un sabor anisado que complementa al resto. En conjunto, un nuevo acierto.

 El segundo, también pedido para compartir y también emplatado por separado :-), eran unas tejas de cochinillo con piparras. Un crujiente trozo de cochinillo muy bien preparado con salsa de guindillas (piparras) que le daban el justo toque picante que alegraba el plato.
Esta vez sí nos decidimos a atacar el postre, que también prometía: souflé de chocolate con el punto justo para que el interior estuviese casi líquido pero no tanto como para que se cayese. Un gran colofón para una excelente comida.

La carta de vinos tiene muy poco de los que yo llamo "sota, caballo, rey". Eso sí, no es barata, casi todos los vinos están por encima de 22€. De entre ellos probamos un Abadía Retuerta, de la Tierra de Castilla que entró tan bien que no quedó ni gota.

Con todo ello la cuenta salió por entre 60-70€. Una excelente relación calidad precio. Hacía bastante tiempo que no nos sorprendían tanto en un restaurante, y los de Married lo han conseguido. Habrá que volver a probar el menú degustación que, según nos comentó el camarero, lleva unas 2 horas y media acabarlo. Promete ser espectacular ¿quién se apunta?

Aceituna, anchoa, tomate cherry y queso en aceite. ��������
Martini con lima y cúrcuma ��������
Trufa de foie y chocolate ����������
Pollo tandori ������
Patata asada con salsa de sidra tabayón ��������
- Foie marinado en vinagre de sidra y con verduritas asadas en espuma carbonizada y hierba tai ��������
- tejas de cochinillo ��������
- soufle de chocolate

martes, 11 de febrero de 2014

Regueiro (Tox-Navia)

Estos fines de selmana de relax y SPA con guardería qu'aparecen casi tolos 6 de xineru nes zapatielles de la nuesa cá son impagables y, sabiendo que los Reis Magos son los pás, pues hai que yos-agradecer fonderamente los esfoutos que los fain posibles (y eso que quédame la dulda de si nun sedrá un chantaxe de tola vida pa quedase colos nietos ensin normes paternes, que ye lo que me temo).

Como vos digo fin de selmana tormetonsu, lluviosu pero prestosu nel que punximos les piles a furrular y nel que tamién hubo delles allegríes gastronómiques.Esta vegada voi contar el viaxe del revés, entamaré pela vuelta a casa en domingu y la parada en Regueiro, chigre que nos caberos tiempos ta dando munchu que falar. Parada prevista na cabeza dende que salió el viaxe pela zapatiella mia, pero qu'acutemos sobre la marcha.

Prestaríeme escribayar estes llínes en Eo-Naviego, pero como nun tengo nin puñetera idega faígolo como me vien en ganes, que pa eso mando yo anque seya equí namás, en virtual, en casa ya sabéis que non :-).

Regueiro ye un chigre situáu en Tox, a un kilómetru y mediu de Puertu Veiga, onde paremos primero a ver la fuercia de les foles (merecía la pena). Tengo que dicir que'l chigre ta penalizáu pela llocalización, nun porque te n'un pueblu, non, si non porque ta n'un hotel de estos que deben usase en branu namás y la llegada con lluvia, el aparcamientu nel prau en mediu d'un llamorgueru, la puerta col grafiti de "abiertu", que taba pesllada, y la entrada principal con un "pique pa entrar", dante la sensación de que va salir Norman Bates a recibite y, cuidadín, que equí se yos-presupón la tenencia de cuchiellos grandes y de bon corte. Nun ayuda nada tampoco que'l comedor te arriba y que los baños ten abaxu a l'altura de la barra'l chigre en sí, más que nada porque n'iviernu la diferencia de temperatura d'un y otru ye como de -25º , y como diría el mio güelu "pues coyer la muerte, fiu".

Al casu, menos mal que la sala del comedor ye diferente, minimalista, afayaíza en forma y con una chimenena nel fondu y una estufina a la entrada de gas que mantien la temperatura adecuada pa ponese a xintar. Vistes a la terracina, y detalles cuidaos na mesa (la xarra d'agua, los vasinos, la cristalería, les presentaciones). En fin, que pases de la nuechi a la mañana en unos 12 escalones (que nun los conté, ¡eh!, por dicir 12), si llegare a ser al revés taría incómodu esperando por la musiquina esa de "chin chin chin".




Tratu amigable y profesional que nos informa qu'ellos suelen trabayar por menús, un degustación (por 42 € bebida a parte ),  otru con menos variedá (por unos 32€) y otru que yera como un mecer los dos anteriores con un preciu d'unos 39€. La verdá ye qu'en viaxe xintar un menú d'estos ye duro y nun poder acompañalu de vino (pola mio parte) más, pero tamién tienen una mini-carta na que había un par de coses fuera d'ella que foi a lo que nos tiremos.

Enantes de lo comandao llegó'l detalle de la casa, un platu pa ca un de nos en forma de fueya con una crocretina de xamón (rica, nada espectacular, pero bona), una mini-tortu con güevu de cogorniz y ente medies un embutidu ente chorizu y morciella que nun lleguemos a identificar bien porque yera persele de tastu. Lo último que xintemos foi un bombón de caza,  la sopresa gustativa, ya que taba fríu y camudábate la llingua del calor previu a un "coño, ta bono y frío" con un tastu a fuá perprestosu.





Ya cola nuestra comanda, pidimos unes amasueles que nos traxeron en dos partes pa que nun se yos-fuera'l calorín, a la semaya podíemosla llamar "Amasueles parte I" y da-yos el Goya a unes amasueles bien resueltes con un golpe de calor (ya dirán los espertos si de vapor o de fogón) pa que l'amasuela soltara llíquidu, abriera y nun perdiera nada del tastu a mar, casi crudes. El cebollín, el sal y l'AOVE puestos en como aliñu. Quedemos con ganes de seguir coles partes III y IV (tipo Star Wars) porque parecieronnes poques, polo demás impresionantes.

Otru platu que nun taba na carta foi'l pescadín que pidió la mio muyer. Una ración de xargu con salsa de llámpares con un plizcu de cebolla y puré de pataquines. Que vos dicir, prebelu y tenía nun sólo un puntu perfeutu sinon un tastu a mar ensalzáu por eses llamparines, que taba perbono.

Pela mio parte, y esta vegada sí, pedí un de los platos que taba nos menús que lleí y que paecía un de los "platos estrella" del chigre. Tuve qu'esplicar que pal arroz nunca entamo compañeru de viaxe y a ver si podéin traeme una ración, y traxeronmela, arroz con pitu caleya.
De tastu nada que dicir, impresionantes dos coses, la calidad, la tienrrura del pitu y l'amestu d'esi tastu potente que dexa col arroz. Nada d'arroz per un llau y pitu per otru, non, un tastu de los que dexen alcordances. El pero, que más d'un, de dos y de tres granos podía ponelos na cervatana de boli bic del cole, pero lo dicho, nun y-quita méritu y esfrute al platu.


Un par de cafes con xelu con un par de caxigalines de compaña (una ñube llimón y una pastina), y un bote sacarina natrem y un sobre d'azucar na mesa...que yos-sobraba si merquen un par de azucareros y asina nun desentonen col restu. Pequeños detalles a ameyorar col tiempu.



Decir que ponen dos panes cola xintá que van reponiendo ensin problemes  y a ca un más ricu, un con aceitunes y otru de maíz con pipes.

Una botella d'agua (la DGT ye lo que tien) y esto habría que ponelo nos anales de la historia chigrera, como nun deben tener cubitera o nun debe querer usales el vinu blancu van sirviéndoltelo por "medies copes" pa que nun caliente (como les amasules) asina qu'al final paguemos 1,5 copes de vinu, cosa que nun viera en dengún lláu hasta el domingu pasáu :-)

Del preciu,  reconozco que toi mal acostumáu a pagalo too con tiques y que nun duela, pero ensin postres, esin vino na mesa y aún xintando bien y con perbona atención, pero valorando onde tas y pequeños detalles más, dame que ta un plizcu xubidín de preciu, del que falo neutralmente, porque la xintá prestonos, pero n'estos tiempos 65,75€ ensin alcohol na mesa ye pa comentar eso de "ta bien cobrao".

Un sitiu prestosu al que si los viaxes pela zona acompañen de xuru que volvemos.