viernes, 19 de diciembre de 2014

El Llagar de Colloto - El Llagar de Cuayoto (Cuayoto - Uviéu)


El Llagar de Cuayoto ye un de los chigres clásicos de la zona d'Uviéu. Anque grande ye abondo afayaízu cola piedra y la maera cola que ta puestu y eso que tien una disposición un tantu rara de la barra que ties que cruciar pela metá pa pasar del bar al comedor. Fuera tien cuatro columpios y espaciu pa xugar los neños (dicir, que lo más interesante pa ellos, ye la fonte de decoración más que los columpios, llevai un pantalón de más si ye iviernu, jaja).

Y llega lo nueso, que ye'l comer. Como yera d'esos díes nos que yo taba esfamíau entamemos con unos calamares frescos con tocín fritu, d'eso que vien bien pal colesterol del malu. Una ración abundante que vien servida dientro d'un bollu pan, a mi nun m'enturguéis porqué, que nun lo sé, esto vien asina y puntu.

Bona ración, con un productu rico, con un amestu dificil d'entender (el del tocín), pero resultón.


 


De segundu (escaecióseme saca-y una semeya, ya vos dixe que tenía fame), un xuletón de vaca vieya poco fechu pa dos. Bonu, prestosón pa los carniceros. Una bona ración que venía presentada sobre un platu caldiu (que nun una piedra que fain munchu fumu) por si al "poco fechu" quies da-y un toque más, nun fuera se quedaren cortos. Si lu pides perfechu va ser que queda ensin arreglu.


Un par de cafetinos con xelu, un par de botelles de Quelo (normalmente nun ye una sidre que me preste munchu, pero esti palu taba bonu) y'l resultáu nun foi baratu, pero tampoco caru pa lo xintao, eso sí ficiéronse cargu los benditos tiques salva fartones como yo, 35€cabeza.

Un sitiu prestosu pa seguir xintando ellí dempués de tomar unes botellines de sidre colos collacios na barra.


sábado, 22 de noviembre de 2014

Quince nudos (Ribeseya)


Una, sólo una semeya saliome d'esti chigre y dempués falo de los Pululantes, ¡qué desastre, fios!, polo menos salió bien.

A lo nueso, del Quince Nudos lleyeere delles bones crítiques y un día que tábemos per Ribeseya dando vueltes coles bicis y los patines pela oriella la playa apetecionos arimanos a xintar (apeteciome, porque nunca tengo quorum pal arroz y igual esi día sí) y porque resulta que tien tiques :-)

El chigre ta cerquina del paséu de la playa, pero metidu pa una cai un tanto fea. Tien una terraza que nun invita a na a quedase fuera pola cai na que está. Dientro ta decoráu con motivos mariñanos, pero per cenciellos, color claru y música sele, un chigre nel que te relaxes y nel que sienteste cómodu. Mantelinos pa de dos en dos persones y presentaciones de platos en pizarra, prestoses.

Traxéronnos unes crocretes de compangu de detallín de la casa, la esperta en crocretes (la mio fía, ta claro) dixo la frase correuta, "gústame lo de dientro" mentantu abría la crocreta y llambía el conteníu. Rico el companguín del enllenu, la crocreta tenía un rebozu percruxente qu'a mi prestome, pero a "crocreta girl", asina, asina. Taben riques en conxuntu y ye la única semeya, asina que mirai bien pa ella.


Pa compartir tomemos unes alcachofes con cruxentes de xamón (12€), una ración de 3 alcachofes partíes a la metá, presentaes con forma de "cuyar" (corazón más tallu) y unos cruxentinos de xamón perriba. Riques

De segundos, chipis planca con puerru, cebolletes cruxentes y tomate secu (10€). 4 unidades d'un tamañu mediu/grande de chipirones que taben espectaculares, francamente ricos.

Crocretes de pitu caleya caseres (9€). 6 crocretes grandes a les que la crocreta girl nun puso denguna pega y xintó una detrás d'otra rellambiéndose. Yo con eso, tengo abondo pa espublizar, porque nun les prebé.


Lleguemos al arroz, y con el quorum del nenu pequeñu, pues dos raciones que pidimos (fartura considerable si pensáis no que xinta l'enanu...poco). Había opciones prestoses y llamatives, pero hai que tener en cuenta que los peques tienen otru tastu entovía, así que nun yera cuestión de pidir coses con muncha fuercia, pa por si acasu, o arroz a banda. En resumen, arroz melosu (nin pa tí, nin pa mí) con chipirones y quesu afumáu de Pría (37 € les dos raciones).

Como ye perceptivu traxeronnos una paellera col arroz, el camareru meciolo delantre nuestru y aconseyonos esperar 2 minutinos pa que posare un plizcu. Dempués de posar (unos 30s, vamos, que teníemos fame) punxímonos a ello. El nenu púnxose vizcu a arroz, que tando bono, tengo un par de peros. El primeru, que tando el 95% perfeutu de puntu, dellos granos taben de garbanceru, esto ye pasable porque ye difícil conseguir un 100% d'armonía, agora, los chipirones tampoco son bugre pa dexar un tastu de la virxen nel arroz, pero faltaba-y dalgo de potencia, supongo que la que conseguiría col quesu de Pría, pero ye que, y mira que lo prebamos toos, el quesu o quedó en Pría o punxo-y una cantidá midía como los chupitos de los yanquis, vamos, que nin taba, nin se lu esperaba, asina que'l arroz quedó comprometíu en potencia. Aún asina queda pendiente una visita pa prebar otres modalidades, parez ser que fuimos los caberos de la temporada en xintar ellí, que piesllen y qu'abren con una nueva carte nel mes de Payares.

De compaña tomemos aguina (2€), un Quinta do Avelino, un Ribeiro acidín y prestosu (18€), pan para 4(5,2€) y 2 cafés con xelu (de papu).

En resumen, 93,4€ son unos 23€/cabeza (siendo xenerosos y contando 4 a xintar), lo que, sin nun llega ser polos tiques, igual quedaba la sensación de RCP carina. N'esti casu foi prestosu.

domingo, 16 de noviembre de 2014

El Ermitaño (Benavente - Zamora) por los Pululantes


Había oído hablar alguna vez, y muy bien, del restaurante El Ermitaño que se encuentra a las afueras de Benavente, justo al otro lado de la autopista A6. Hasta nuestros más exigentes amigos nos los habían recomendado así que aprovechamos un viaje en el que Benavente nos pillaba de paso para entrar a probarlo. El polígono industrial que hay que cruzar para llegar hasta allí no os debe desanimar, enseguida se entra en una amplia finca con parking dentro y jardines que nos llevan hasta un caserón en piedra .Nada más llegar llama la atención la pequeña capilla del antiguo palacio que a veces usan para bodas y donde también se puede comer. El edificio principal tiene tres pisos que albergan varios salones decorados elegantemente y en sintonía con el edificio. Primera impresión muy positiva.

En esta ocasión éramos 2 parejas. Como íbamos sin reserva tuvimos que esperar un rato a que nos diesen una mesa, a pesar de que había varias mesas vacías. Había un ejército de camareros pero por lo visto solo la maitre podía acompañar a la gente a las mesas, con lo que nos hicieron esperar un poco más de la cuenta mientras ella colocaba los distintos grupos de gente en los lejanos salones.
Al sitio le viene la fama sobre todo por su lechazo. Puesto que una buena paletilla iba a caer fijo, miramos la extensa carta para completar el menú y nos relamimos con cada plato que allí se describía. Con el consejo del camarero elegimos varias raciones para compartir y así probar lo máximo posible sin pasarnos mucho en la cantidad... menos mal porque me lo hubiese pedido todo :-).
Empezamos con "el hígado de pato tostado con dulce de vino tinto de Toro y uvas pasas". Una apuesta segura si el foie es bueno y en esta ocasión sin duda lo era. El sabor dulzón del vino y las pasas realzaban un foie excelentemente preparado, para relamerse. 4,5/5
A continuación vinieron "los garbanzos con callos de ternera guisados y tallarines de calamar al aceite de oliva". Riquísimos es decir poco. Los garbanzos (zamoranos, de Fermoselle) y especialmente el caldo eran sabrosísimos. Apetecía seguir comiendo sin parar. 4,5/5

Seguimos con "la presa ibérica al humo del sarmiento con rebozuelos, puerro joven, panceta y prieto picudo". Nunca había comido una presa tan tan suave, incluso estando muy poco hecha estaba tan buena como cualquier solomillo. La mejor que hemos probado sin duda. 5/5.

Y finalmente llegó la estrella de la casa, "el lechazo asado al horno de leña con patatas asadas al ajo-aceite y pimentón". Solo dejamos los huesos así que no hay duda de lo bueno que estaba. Se lleva un 4,5/5 y no el 5 porque nos queda el recuerdo de un lechazo aun más magnífico si cabe que comimos en el asador Casa Román en el precioso pueblo de Sepúlveda.**
De nuevo dejándonos aconsejar por el camarero, acompañamos el festín con un vino de Toro de la casa. Resultó un Toro de los "de antes", es decir, más bien fuerte tirando a peleón. Al menos fue barato pero nos quedamos con la moraleja para la siguente: merece la pena gastarse algo más en un vino mejor.
Quedaba sitio para un postre a compartir y pedimos "Naranja, Sanguina, Mandarina, Té y Especias". Una refrescante y sorprendente mezcla de sabores de fruta con té, ideal para aligerar la comilona. Por poner un defecto al sitio, la espera entre los platos y el postre fue tan inexplicblemente larga que casi se nos hizo insufrible. Es una pena que estos pequeños detalles resten puntos a la buena imagen global.
Para tomar el café nos ofrecieron subir al último piso, una especie de desván abuhardillado muy acogedor. Un sitio con sofás donde relajarse tras la magnífica comida y dotado de de una barra de la que iban saliendo gin-tonics sin parar. Tenían muy buena pinta pero había que conducir así que los dejamos para otra ocasión.
No recuerdo exactamente por cuánto salió la cuenta, pero fueron entre 20 y 25€ por cabeza. Me pareció una auténtica ganga y gran RCP. También hay que decir que pedimos los platos a compartir (5 platos, incluyendo 2 raciones de lechazo). En resumen un gran sitio al que no dudaremos en volver. Totalmente recomendable y con merecidísima fama.

**Nota del Editor: voi quita-vos el sueldu pero d'arreu, de la estrella la casa,¡¡ nun hai semeya!!! imperdonable :-)

lunes, 10 de noviembre de 2014

La Marina (Veiga - Navia)


Como tolos años por estes feches la peña de la lotería, que nun nos val pa facenos millonarios, pero pa xintar col bote que va quedando sí, organizó una escapadina gastronómica hasta Veiga pa esfrutar del pueblín perguapu que ye, de la costa y de la comida, claro ta.

El centru de comides foi La Marina,  un chigre perconocío situáu nel puertu de Veiga. Una sidrería que destaca pol cuidáu de los productos y por ser un sitiu nel que te fartes a pexes de bona calidá.

Entamemos con una cantidá curiosa de platucos pa compartir y dempués. ca un a lo suyo, como ye menestar. Pondré semeyes y opiniones de los xintadores, pero yo dediqueme a lo mio y a prebar el arroz con bugre :-).

D'entamos, como vos cuento había crocretes caseres de xamón y quesu, unes crocretines tamañu prehistóricu, con una besamel sele y riques de tastu. Bien



Tamién ciruló el pulpu en dos versiones, a la gallega y a la brasa. Como sabéis yo col pulpu nun soi mui neutral creo que si me ponen a preba sedría capaz de xintalu crudu, pero, na que ver un con otru, el pulpu a la gallega taba perfeutu de puntu y tastu, mentantu el pulpu a la brasa nun pasaba del aprobadín raspáu, un tantu chiclosu y ensin tanta gracias como l'otru y visto les esperiencies con esta forma de preparalu toi viendo que deber ser más dificil da-y col toque al braseau.





Ensalada de cecina y quesu de cabra, combinación que non por perconocía déxame de prestar a mi, mui rica y dellos entamos más de los que o nun prebé o nun quedó rexistru gráficu (ye dificil tar a too n'una xintá d'estes!!)

Pasado a los segundos, hubo de too, yo tireme por unos saramolletes espectaculares, a pesar de la semeya na que parecen quemaos, taben pa mi gustu impecables, una capina cruxente de pelleyu y nel so puntu per dientro. Una bona ración que merecía la pena prebar.

Tamién prebé, la confianza eh!!, el bugre a la plancha. Lo cenciello, con bon productu, nun tien comentarios, ye lo que ye. Tamañu mediu, sal y plancha. Pa mi perbono.

Ya colo mio finao, y'l bugre prebáu, estos queríen matame d'una fartura, sobraba arroz con bugre y pa allá que me calló una ración. Melosín, xugosín, l'arroz nel so puntu y hala, una barrigada que tardé dos o tres díes de running d'eso en volver al mio pesu.

Voi dexavos con delles semeyes de coses que nun prebé pero que la xente xintó y que quedó peragustu con elles. Equí entamo colos "creos"; Creo que merluza con salsa d'oricios y creo que xáragu al llombu :-).

De lo que sí toi seguru, porque llamonos munchu a toos l'atención na carta, ye del bonitu con salsa cabrales. Curiosu amestu, que yo ya nun tuve arrestos a prebar (nin butiellu), d'un pedazu de corte de bonitu perfinu, supongo que pa que quedare más xugosu, pero pergrande con pataques. L'arriesgáu que lu pidió quedó contentu, yo nun sé lo que vos diría, tendría que m'atrever a facelo en casa primeru a ver que ye lo que pasa.


De vino anduvieron perllí un Albariño collecheru de cuyo nome nun m'alcuerdo pero que valía pa pasar la comida (nun taba mal, un plizcu afrutáu que facíase cansín a llargu plazu) y un Rueda estándar.

Cafés, dellos postres, dellos chupitos y una cuenta que rondaba los 32€ cabeza, que ta perbien pa la cantidá y calidá de lo xintao. Un chigre de siempre, bien puestu, que nun destaca en presentaciones pero onde'l productu ta presente y onde con fame nun te dexen.


sábado, 1 de noviembre de 2014

La Trastienda del Cuatro (Vigo - Galiza)


La Trastienda del Cuatro ye un chigre perafayaízu situáu na zona del puertu deportivu de Vigo. Llocal ambientáu en pla del XX, magar que nosotros cenemos na terracina que teníen abierta porque facía un calor esa nuechi, imortante.

Como vos digo, afauyaízu, tanto'l llocal como la terraza y una de les poques opciones pa cenar na ciudá en domingo nuechi (polo menos si'l llunes nun ye festivu) y amás tien tiques pa los interesaos.

Tres platos a compartir con diferente resultáu, el primeru el Sashimi de pexe mantega, salmón y atún, una ración abundante y rica cola compaña d'algues, xenxibre, guasabi y soya.

Eso sí, van tener que yos-esplicar que la comida xaponesa cortase en trocinos pequeños pa poder garrala colos palillos, los trozos yeren tan grandes que dempués d'intentalu col primeru decidimos partilos pela metá toos, lo que nun quita pa ser un entamu prometedor de cena.




El segundu foi la solombra de la nuechi, pulpu a la plancha con pataques. Mira que yo'l pulpu podría comelu crudu (creo) de lo que me presta, pues oyisti, comer comilu yo solu, pero taba mal preapráu de coyones, estiraba como'l chicle, duru, mal plancháu...nun creo que se pueda trata peor al bichu.


Pero, volvimos a terminar la nuechi con bon tastu de boca cola xata gallega en salsa de quesu d'Arzúa.Trocinos de xata pasadinos pela sartén con una salsina rica de quesu y unos granos de pimienta colorada, que podíen apartase ensin problemes si el picante nun te gusta. Prestosu



De compaña, un Albriño, La Val, que cumplió bien cola cena y'l calor de la nuechi. 2 cafetinos con xelu, dos cafetinos con xelu y 34€ por cabeza. Eso sí, nun sé si ye porque veníemos de Portugal, pero a mí Vigo, en xeneral, pareciome caro relación calidá/preciu. Anque salimos con bona sensación incluso con el pulpu de por medies.

jueves, 23 de octubre de 2014

De Tapaencepa (Vigo - Galiza)



De tapaencepa ye lo que podíemos llamar un gastrobar con una carta de picoteo y una cocina con munches posibilidades (polo que pudimos ver na nuesa visita).

Pela mañana, de baxada del hotel a la gueta d'un sitiu pa desayunar llamonos l'atención; De tolos que fueron pasando pel móvil con tiques foi'l que nos llamó más y creo qu'acertemos. O seya, qu'en tocando la xubida pa'l hotel (en Vigo ye dificil nun falar de xubir y baxar, madre que me....) aparemos a xintar.

Too pa compartir, etamemos por un carpachu de renu, como nun venía con trineu, nun vos sé dicir si yera de renu o d'alce o de corzu, pero taba bono. Bien presentáu, per cenciellu, un poco quesu rallao, dalgo de carambelu de vinagre de módena (per riba del quesu, nun del renu) y AOVE. Un aciertu, que diba entrando mentantu charrábemos col camareru y tomábemos una copina d'albariño (Atrium).



Dempués d'eso, pasemos a unes zamburiñes plancha. Una docenina d'elles de bon tamañu, bien preparaesy aliñades con AOVE sal y acabose. Un plizcu soses, que tien fácil arreglu, pero que nun quita para que la tapina tuviera per prestosa.

Un sitiu, que si nun cambia, bien parez que merez la pena esplorar más en detalle la cocina o los platos más ellaboraos porque promete.

Al final, añadir a la cuenta un cafetín con xelu y 5 copes d'Atrium dexando 40€ en total en tiques restaurante.

jueves, 16 de octubre de 2014

O Rei Pescador (Canido - Vigo - Galiza)

 A la vuelta de la folganza llarga, decidimos danos una escapadina a Vigo y alrodios y por recomendación lleguemos a O Rei Pescador na playa de Canido. Pa un Uvieista como yo, hai que avisar primero d'onde ta'l chigre, pa que nun te den valdíos al corazón, porque coño, ya tenemos abondo colo nuestro como para amás tener de pasar delantre del campu del Coruxo teniedo Balaidos al pie, quitando esto, el chigre ta bien situauen primera llínea de playa. Nada destacable na decoriación chigre bien puestu ensin concesiones a modernismos con una terracina pa cuando hai bon tiempu.

Pedimos para compartir unes puntielles de calamar (unos calamarinos, vamos) fresquinos, que veníen fritos y llixeramente rebozaos cola compaña d'unes cebollines pasadiner pela sartén. La verdá que mui ricos, un plizcu sosos con fácil arreglu.


De segundu pidimos lo mesmo los dos, unos llombinos de rodaballu xabaz a la plancha que taben perbien preparaos y ricos de tastiu, eso sí, la presentación nun podía ser más deprimente y ochentera, francamente.

Al igual que los calamarinos, veníen un plizcu sosaines y hubo que pedir el sal.


De compaña un Do Ferreiro 2012 y finemos con un cafetín con xelu ca un, too ello por 76 € dos persones que nos paeció caro, claro que veníemos de Portugal con raciones enormes con precios baxos. Nun podemos dicir que la RCP, si la C ye de calidá, tuviera mal, agora, si la C ye de Cantidá, les raciones yeren mínimes. Ca un ya, que decida lo que quiera porque salir a cenar o xintar ye tamién un cúmulu de coses que fain que te presten más o menos los sitios, a nosotros prestonos, pero'l qu'avisa...