viernes, 1 de agosto de 2014

Vinoteo (Uviéu)




Lleguemos al vinoteo cola intención de tapear dalgo y ensin denguna referencia  namás que de prebes de vinos que los pululantes fixeron fai tiempu, tar nel llistau de tiques y pela zona na que tábemos esa nuechi n'Uviéu yera un plus pa finar cenando ellí.

El sitiu ye piquiñín, pero mira tú que tienen un comedor abondo afayaízu na parte riba del que nun teníemos nin idea de la so esistencia (como véis dibemos con too persestudiáo). Bona atención, ensin priesa, pero ensin parar, enseguida llegó la cartina. Llamome l'atención que fuera tan curtia en vinos ya que les anteriores visites de los Pululantes fueron precisamente pa dai :-). De toes formes escoyimos un Martín Codax Lías de 2011 furmientáu en pipa d'aceru que cumplió más que de sobra na cena.

La cena en sí, foi una sorpresa perbona, too pa compartir, vinieron primero les codornices escabechaes con setes y ayos (escabechaos), que taben de rellambese. Un escabechao perbonu, con unes setines bien planchaes y un toque dulce (toque namás) na salsa del platu qu'apetecía nun parar de comer.


.
 L'otru platu, que baxó un plizcu el nivel, pero que taba bono foi la tempura de llangostinos y verdures (calabacín, pimientos, zanahoria y nun sé que más) con un poco de salsa de soya de compaña. L'único pero, el que los llangostinos yeren pocos, la tempura rica y too bien fecho, nel puntu de cruxente de les verdures.



 Un bon sitiu pa picar delles coses con una RCP abondo bona, 22 € por cabeza que incluíen el café con xelú de postre.



jueves, 24 de julio de 2014

El Capricho (Jiménez de Jamuz - Llión) por los Pululantes



 
Este restaurante está en el pequeño pueblo de Jiménez de Jamuz, el primero que te encuentras nada más coger la salida de la autopista A-6 hacia La Bañeza. Allí hay una serie de bodegas bajo tierra de las típicas de León y Zamora. En una de ellas está instalado El Capricho.
¿Y qué nos podría motivar a llegar a este recóndito lugar?
Hablar de El Capricho es hablar de LA CARNE. Así, en mayúsculas. Punto. En este momento os invito a dejar de leer, llamar para reservar una mesa y salir corriendo hacia allí inmediatamente.
Efectivamente este lugar se ha hecho famoso por su excelente carne, especializándose en carne de buey. Pero buey, buey. Recordemos que el verdadero buey es difícil de encontrar ya que se necesitan muchos años para criar uno. Para el ganadero le sale mucho más rentable dedicarse a la ternera o incluso la vaca.

Podemos ver en su web un ejemplo de como seleccionan los bueyes:
"hemos sacrificado y tenemos madurando en nuestras cámaras, 2 bueyes de raza Cruzada de Asturiana de los montes de edades superiores a los 10 años y cuyas canales pesaron 612 y 605 kg; 1 buey de raza Casina con 13 años de edad y 598 kg de peso canal; 2 bueyes de raza Asturiana de 6 y 13 años de edad, cuyas canales pesaron 582 y 670 kg respectivamente y 2 bueyes de raza Maronesa de 6 y 7 años de edad y 461 y 515 kg de peso canal. Esta última raza es excepcional por su rusticidad; aunque tiene poco rendimiento de carne su calidad es espectacular".

Con leer esto se le hace a uno la boca agua.
No sólo es la excelente selección de bueyes. También el proceso de maduración para alcanzar el mejor punto:
"tras un cuidadoso trabajo de selección, engorde y sacrificio, vamos a disfrutar de 10 bueyes de razas rubia gallega, maronesa y ramo grande. Algunos de estos han estado destinados al trabajo y llevan alimentándose de forma natural en nuestra finca, algo más de 12 meses. Se trata de animales con edades superiores a 7 años, con muy buenos niveles de infiltración y que han permanecido madurando en nuestras cámaras una media de 50 días. Sus canales tienen pesos comprendidos entre los 600 y 800 kg".

¿Aún estáis aquí y seguís leyendo?... eso es que no sois carnívoros.
El local es una de esas antiguas bodegas castellanas que son verdaderas cuevas con varios recovecos y rinconcitos donde caben mesas independientes por lo que vas a estar muy tranquilo. A la entrada hay una zona de bar y afuera tiene una terraza que supongo tendrá buen uso en verano.

En la carta hay varios tipos de carne a elegir y varios cortes. Casi todo lo que hay es carne y parrilla, aunque queda alguna alternativa en el menú para acompañantes a los reacios a la carne.
Para hacer más corta la espera nos trajeron un pastel de cecina como aperitivo. No estaba mal, pero decidimos no acabarlo pensando en dejar sitio.

Nos encantan los carpaccios así que no pudimos resistirnos a pedir el de solomillo. Tenía una pinta estupenda con sus hebras de grasa entre la finísima carne, pero resultó estar demasiado frío para apreciar el sabor en su mejor punto. Aunque esperamos unos minutos para que cogiese algo de temperatura no terminó de templar del todo y al final no resultó estar tan bueno como prometía, una pena...

Después ya vino LA CARNE. Por supuesto pedimos la especialidad máxima: la chuleta de buey. Hay que mencionar que una vez que decides la pieza que quieres, ellos te aconsejan la cantidad a pedir para que resulte adecuada y después te presentan varios cortes de carne en la mesa para que elijas el que quieres que te preparen. Un detalle de devoción al producto.
En nuestro caso, pedimos una chuleta de 1,1 kg, que aproximadamente dejaba 600 gramos de carne, según nos explicó el camarero. No fue una fartura extrema, pero más que suficiente para quedar satisfechos.
A la hora de presentarla, recién hecha, viene personalmente José Gordón, el dueño de El Capricho y alma de este templo de la carne, con un simpático carrito de madera y te la corta en tiras grandes delante de la mesa (al más puro estilo del cochinillo Segoviano de Cándido) . Te lo presentan en unos platos calientes para que conserve mejor la temperatura adecuada.
Hay una selección de acompañantes al plato, aunque personalmente tratándose de carne siempre me suelen sobrar. En este caso aconsejados por el camarero pedimos una ensalada de maruja, una verdura que no conocía y que estaba buenísima. ¡¡Ya tendría que estarlo para que yo hable bien de una ensalada hecha solo con verde!!

Supongo que a estas alturas no hace falta que comente sobre la carne... sin duda alguna la mejor que he comido nunca. No tengo palabras para describirla, insuperable.
Como dice este periodista:
"Admito mi incapacidad para describirlo adecuadamente: recuerde su mejor chuletón, multiplíquelo por 10 y aún así estará lejos de entenderlo."

Regando este festín el vino de la casa, un Bierzo que a 8,50€ la botella estaba muy bueno. Temía que, por intentar contener la cuenta final, el vino no estuviese a la altura pero muy al contrario fue un digno acompañante a un muy ajustado precio.
Toda esta selección y cuidado no es barata. En este caso la chuleta de buey se cotiza a 70€/kg (podéis ver otros precios en la carta). Desde luego no es económico, lo que convierte a El Capricho en apto sólo para ocasiones especiales. Pero que conste que en ningún caso lo llamaría caro: el inmenso placer de comer esta carne vale cada euro pagado por ella.


martes, 15 de julio de 2014

Arbidel (Ribeseya)

Un plizcu adelantáu (namás unos díes) pero por razones de feches (esto de cordinase colos güelos ye lo que tien) fuimos a celebrar el mio cumpleaños y, como tou cumpleaños que se tenga a bien una vez metíu nos 40 y más (sic), hai que tirar la casa pela ventana (falar por falar, porque cola crisis esto lo que quier dicir ye qu'un día páseste del gastu normal) asina que fuimos a Ribeseya a sentanos nel Arbidel, chigre qu'esti añu consiguió una estrella Michelín, a esfrutar un poco.

La nuechi nun taba mui allá asina que sentémonos dientro a cenar. Chigre piquiñucu y afayaízu con piedra n'una paré y un mural d'una playa pintáu na otra.

Nun hai ná meyor pa conocer un sitiu de comides que pedir el menú de preba, si ye que lu tienen, n'esti casu a un preciu perbonu (30€ persona col IVA, claro que dempués vienen los estres). Tamién que vas prebando tastos y testures diferentes y novedoses y eso ye una de les coses que más presta.

Pidimos un par de cavines mentantu esperábemos pela cena y con ellos traxeronnos un entamu de la casa, unes llonxines de xamón ibéricu (coyonudu) con unes tostaes con cereales y unos chips de morciella (mercaos, non fechos ellí).




Entovía taba col cava y ya me salió la semeya como pa una priesa. Nun tengo remediu y lo peor ye que son toes d'una calidá tremenda.

Traxeronnos el vinín (un Emilio Moro cr 2009 casi al mesmu preciu d'un menú, equí'l primer estra) un plizcu caldiu asina qu'a la fresquerina 5 minutos, nun más, y pa dientro. Col vinín los dos primeros platos del menú una Ensalada llíquida de maizos y guacamole per un lláu (el platu grande de la semeya) y Tartar de salmón y ocle pel otru.
Perbona la ensalda llíquida, l'amestu de maizos dulces y'l guacamole taba perllograu anque lo más valoratible yera'l la testura del platu ente llíquidu y sólidu ensin ser espuma.
el tartar de salmón afumáu con ocle, normal, nin frío, nin calor, un salmón curiosucu y una bona presentación.


Pasemos a los platos siguientes que yeren tipu vasu; una Brandada de bacalláu con tofi de tomate y almendres que tamién taba perbono (drecha na semeya). L'amestu del tomate dulce col bacalláu taba bono pero'l puntín de les almendres como tostaes y en trocinos piquiñinos yera'l puntu diferencial del vasín esti.

L'otru yera una crema de pataques, coliflor, cúcuma y un berberechu al natural perriba. El berberechu perbono y'l restu nun puedo ser neutral, la coliflor y yo tenemos una relación complicada, dificil, vamos, que nun nos llevamos nada bien, asina que según la mio muyer taba rico; yo comilu que soi un paisanu bien educáu, punxeronmelo delantre y nun diba dexalo ellí, pero hasta ehí puedo lleer.



El primer de los platos principales foi un gazpachu de mazana verde (como non, el color verde nun se nota na semeya), con una parrochina marinada y unos trocinos de xamón crixente perriba y quesu de Pría. Amás d'eso nel platu teníes unes vaines, una faba y dellos trocinos más de verdures.
Francamente, nun entendimos el platu, debemos ser mui burros. El gazpachu ricu, pero les vaines y demás nun pintaben nada ellí, nun aportaben nada, el quesu de Pría perbonu, pero lo mesmo, y la parrochina marinada igual de bona o más, pero nun podíes comela a la mesma vegada que'l restu porque entós el gazpachu nun sabía a nada. Resumen, dempués d'un bocáu del tipu "too xuntu", xintemos el quesu primero, el gazpachu coles caxigalines dempués y la parrocha al final, asina que nun entendimos nada, tendremos que dir a dellos cursos de reciclaxe gastronómicu :-)





El siguiente platu, tomate raff en ensalada con anchoes afumáes y quesu de varé que sí que taba pa rellambese, pena de tamañu.





El cuscús trufau con güevu, setes y repollu foi otru platu que merecía una repetición. Perbon amestu d'ingredientes, tastu impecable y prestosu. Bien.



Nel siguienti casi nin paro. Bacalláu colo que fuera.Porqué nun paro?, facil, a pesar de la estupenda pinta que tenía, la pallabra pa definilu yera incomestible, nun taba bien essaláu y yera fuéu en boca.


Onde sí voi para ye nos detalles, detalle númbero un, el serviciu profesional y atentu durante tola nuechi, llevaronnos el bacalláu disculpándose por ello, más si tenéis en cuenta que a la mesma vegada la mesa con un par de franceses de tras nuestru tamién devolvía el platu. Perbien, pero en La Pola en El Pumarin si yos-pasa esto coles molleh.es a la paisana (la cocinera) da-y un mal. Equí tamos esperando pol cocineru a ver si se-y ocurría camudar el platu o dalgo, más si tienes una estrella Michelín, eso ye namás qu'un detalle de cuidar el negociu, pero na. En fin, él sabrá.

Seguimos col caberu platu fuerte el Papu tostau, puré d'apiu y nabu y remolacha  n'ensalada que taba impresionante, nel so puntu de coción de salsa, de too. A repetir.


Los platos son pequeños, pero son munchos asina que ya fartinos entovía nos quedaben les llambiotaes. Perconseguidu el cremosu de plátanu con piña confitada (unos trocinos piquiñinos que y-daben un gran tastu), cáscara de llímón xelada y mazana.
Llambiotada llixera pa finar la cena y baxar un poco la fartura, eso sí, yo igual daba primeru esti de de final y non el siguiente, por que lo que baxes con esti, xúbeslu col otru :-)
Nun hai nada más que dicir que taba perbonu.

Y pa fina les migayes de chocolate con crema de calabaza, naranxa y xelau de yogur, más contundente, prestome menos, pero taba bono

Pa finar, finar, non, que la parexa finó con un cavina mentantu yo apuraba un GT de Hendricks, asina que esa semeya ya salió borrosa del too :-) y amás, viendo que me daben un regalín, los camareros (impecables tola nuechi) tuvieron el detalle de trayenos una tartina con una vela ensín dicir nosotros nada. Casi nin la prebé, pero taba bona y yera de mazana :-)


Por facer un resumen, la puntuación ye bona, a pesar de lluces y solombres y un mal detalle, el regustu final tuvo bien con una  dolorosa de 57,3 € persona (ya vos dixe que los estres veníen depués)






martes, 3 de junio de 2014

Feudo Real - Feudu Real (Grau)


De camín a Teberga, onde díbemos a facer unes fleches prehistóriques de fundir el misteriu, desviémonos un plizcu pa dir xintar a Gráu, que ye una villa prestosina de visitar magar de nun ser domingu de mercáu que ye cuando más maraballu hai.

Decidimos parar a prebar el Feudu Real, un chigre afayaizu, bien decoradín (maera, botellines de sidre puestes con gustu) y bona atención. Tienen comedor aparte, anque esi día preferimos xintar nel chigre, y tienda. Pa que vos faigáis una idea ye abondo asemeyao al Tierra Astur, tan asemeyáu ye, que tamién tienen tables y tablones de munchos tipos.

Ensin denguna referencia, más allá de ver dellos platos del menú del día pasar, vimos que les raciones teníen bona pinta y que yeren "piquiñines".

Ente la madre y el fíu decidieron qu'un entrecot taría bien pa entretenese con eso de dir poniéndolo na piedra y char sal que-y presta un montón al guah.e.  L'entrecot de xata yera de primera, ya venía marcáu para que'l toque de piedra fuera na más que lo xustu según y-preste a cá un y nun montar una fumarea, claro. Primera calidá, ración perbona con pataquines frites de les de verdá y sal gordo a char al gustu.

Les ventaxes que tien el baxar de pesu son que los fines de selmana nun te preocupes de lo que xintes, asina que tortos con picadiellu de gochu xabaz, ¡vaya fartura!. Pedazu de platu con cuatro tortos de tamañu mediu, nada grasos, nel puntu guapu de fritos con pataquines de verdá, dos güevos perfeutos de puntu pa moyar y un picadiellu de gochu xabaz que picaba lo xusto y que casi nun tenía grasa, sabrosu non, lo siguiente. Bua...como me punxe...teo que lo dicir, nun fui capaz de finar el caberu tortu, claro,  esa ye la desventaxa del réximen :-) y del que de detalle de la casa te pongan una ración completa de pastel de tiñosu, que nun taba nada mal, enantes de xintar.


Un zumín de piescu, un par de Viudes de Corsino, dos cafetinos con xelu y 45 € con billetes de Monopoly. Ensin dulda, un chigre con terracina pa los díes de branu que merez la pena visitar.





viernes, 23 de mayo de 2014

La Panoya (Cenera - Mieres)


L'otru día tuvimos que dir a Mieres a facer unos recaos y ya de pasu a esfutar de los alrodios que lo tien bien guapos. El día, de restayu, d'esos que salen poques vegaes n'Asturies, asina que nun dibemos a zarranos a xintar en cualisquier llugar, había qu'esfrutar de l'esterior y vinonos a la cabeza que La Panoya de Cenera acabare de abrir una terracina, y como facía munchu tiempu que nun díbemos podíemos ver si manteníen el nivel de siempre.

La Panoya ye un chigre de comida cenciella, ensin complicaciones, bien resuelta y de raciones grandes. Al mio parecer sigue xintándose bien, agora dame que baxaron un puntín el nivel que yo tenía na tiesta d'otres vegaes. En cualisquier casu ye un sitiu pa esfrutar d'una bona comida a un preciu razonable. Terracina perprestosa, afayaiza y piquiñina, que tien la mayor parte debaxu un horru y unes mesines al sol (onde nos punximos) que pues evitar, si quies, coles megasombrilles que tienen.

Los neños son pequeños, pero veníen de facer deporte y más que diben facer de tarde, asina que llegaron con una fame que nin los espartanos de 300 dempués d'una batalla. Ya nos veís pedir 4 platos un para cada un anque os suene raro ver un pastel de tiñosu perhí.

Pues eso, los adultos nos decidimos pola carnona, sollombu de xata pa mi y setes con sollombu de gochu ibéricu pela otra mano.






Dos platos abundantes, cenciellos y prestosos. El sollombu tienrín y a tres colorinos, bien resuelta la plancha con pataquines de verdá y unes setuques porque taben nes xornaes de les setes de primavera, que taben más de compaña que otra cosa, a mi nun me dieron más. El sollombu ricu.

El gochu con setes tamién muy ricu, les setes taben bones anque un plizcu desaboríes, faltába-yos allegría, en cualisquier casun, un bon platu.

El rei del pulpu, pidió pulpu, que taba perbonu de coción y tastu, pero al peque nun-y gusta el picante y, fallu de serviciu, avisemos de que nun charen pimentón...y ellí que vino. Como taba rico daba nun se qué devolvelu, asina que camudemos platos y ellí que me marcharon unos trozos de sollombu y otros de gochu mentantu papá xintaba el pulpu (d'ehí cola fartura que finé que casi tengo d'estrenar el nuevu Álvarez Buylla).


La piquiñina quería pastel de tiñosu pa ella sola...bono, pues oyisti, si quier pastel, pastel, pero has de prebalu (ya me veía yo dando-y al pastel y quedándome ensin sollombu...)y poco a poco, tranquilamente, al so ritmu, qu'ella ye mui tranquilina pa too, ellí que se foi baxando'l pastel con tostades y mayonesa, tris tras, tris tras...A ella gusto-y, pa mí foi lo floxo de la comida, nun me dio nada más por ello.


Un zumín de piescu, agua, dos botelles de Zythos (la seleicionao d'Herminio), un par de cafés con xelu 69€ pagaos con tiques y de regalu de la casa una combinacion de primitiva de 1€ pa esi mesmu sábadu. Un aciertu...esa terracina y lo qu'acertemos de la Primitiva :-), vamos, que vais tener qu'aguantame nel blogue porque lo de de dir a la República Dominicana a xugar al golf con Julio Iglesias, veolo difícil.



sábado, 10 de mayo de 2014

La Cueva (Ouviñana - Cuideiru)

 La verdá ye qu'estos caberos meses son un ensin parar de momentos familiares y cada vegada doime más cuenta d'onde me vien a mi esto de gustame les coses del comer, porque malos sitios nun s'escoyen, ¿oyisti?.

La cueva ye un chigrín piquiñucu nel que preparen perbien les coses del mar y del que sintiera falar en dellos blogs. Ye'l típicu sitiu, de los que cada día hai menos, de "podrá salir más soso o non, pero'l productu lo primero". Cocina cenciella y ensin engaños. Tradicional con bon productu. Ye lo qu'hai.

La ocasión pintaba para xintar l'arroz con bugre del chigre (que nun ye caldosu), asina que mentantu esperábemos fuimos dando cuenta de varios platinos pa compartir.

Pastel de tiñosu caseru al que y-podemos dar el bono, ricu de tastu pal mio gustu sobraba-y un plizcu d'ayu a la preparación. En cualisquier casu cumplía perfeutamente y a los demás tamién yos-gustó.


Más raciones pela mesa, unos calamares frescos a la romana, que ye un platu qu'a mí préstame a esgaya, nun m'entruguéis, ya sé que ye fácil de facer, pero esos calamares frescos con esi dulzor y nel puntu xustu de fritura matenme de gustu. Perbonos.


Otru más (qué familia de fartones que nun podéimos esperar al arroz ¡coño! ; y venga pedir entamos!!), agora fritos de pixín. Pues eso, otra vegada un productu frescu bien rematáu. Pa mi yos-faltaba sal, pero taben ricos y eso ye fácil d'arreglar (lo del sal, digo) :-)

Enantes de arroz entovía quedaben les amasueles plancha. Bua!! que pedazu d'amasueles fresques, platazu. La verdá que yeren pa xintales a lo ostra, con llimón y ensin "planchar" pero prestaron igual. Tastu a mar perbonu y otra semeya más que nun me dio tiempu a sacar ensin que d'alguien metiera la mano al platu primero, ¡si ye que hai qu'andar vivu  n'estes xintaes!

Y por fin, el platu contundente y estrella del día, l'arroz con bugre. Prefeutu de puntu y tastu, nun ye caldosu pa dellos que los prefiráis asina, pero ta perxugosu. Munchu arroz, munchu bugre enllenu y con güeves. Arroz nel so puntu, xugosu, sabrosu, que queréis que vos diga, taba coyonudu, tamién sedrá porque yo nunca alcuentru compañía pal arroz y facía la de Dios que nun me metía un pal butiellu.




Nun quedó na de na pela mesa y a mi tuvieron qu'aguantame y esperame polos postres, los que lu tomaben, porque dempués d'arroz tuve poniéndome a bugre hasta que nun quedaron nin restos na paellera; ye qu'a mí los bichos pierdenme :-)....

Terras Gauda pela mesa, cafés con xelu, dellos oruxos y la meyor de la compañía, en fin, que xintemos perbien y nun m'entruguéis pela cuenta, que nun tengo la más mínima idea :-)






martes, 29 de abril de 2014

El Retiro - El Retiru (Pancar - Llanes) por Los Pululantes



Ya llevábamos tiempo con ganas de visitar el restaurante de Ricardo Sostres (@ricardosotres1) del que teníamos muy buenas referencias, tanto por conocidos como por otros blogs como Lo Que Coma Don Manuel, e incluso a través de críticos top como JC Capel. Por lo visto éste es otro de los exitosos cocineros de la nueva hornada de la cocina asturiana.

Aprovechamos un increíble fin de semana de cielo completamente azul para acercarnos hasta Llanes a disfrutar del sol. Ricardo se ha instalado en el local que tiene su familia en el pueblo de Pancar, justo al lado de Llanes. Basta seguir la carretera principal que atraviesa el pueblo para encontrárselo en el lado izquierdo.

Al pasar la puerta nos encontramos un chigre de los de toda la vida, con un ambiente totalmente "de pueblo" que nos hace dudar si hemos entrado en el lugar correcto. En la parte del fondo del chigre una puerta casi invisible da paso a un moderno comedor donde lo que más llama la atención es la pared del fondo, excavada totalmente en la piedra de la montaña adyacente. La tienen iluminada con una luz indirecta de color verde, lo que le da un toque muy de pub ochentero :-). Salvo por la cuidada decoración de las mesas, de mano poco hace pensar que nos espera una muy buena experiencia gastronómica. El local es pequeño por lo que conviene reservar.


Tras sentarnos a la mesa nos traen un aperitivo detalle de la casa, una copa de sidra espumosa Prau Monga. Detalle bastante prestoso, por cierto, con un sabor muy fresco. No es comparable con un champán pero entró muy bien.
Además de la carta tienen un menú degustación a 55€ que suponemos que deben cambiar a menudo, ya que te lo cantan de viva voz si preguntas por él. Es curioso que está compuesto por varios platos que no se pueden encontrar en la carta y otros que son variaciones sobre platos de la carta, pero ninguno coincide por completo. Como la mayoría de lo que nos ofrecían en el menú nos sonó apetecible nos lanzamos a por él, aunque nos quedásemos con las ganas de probar un arroz (en la mesa de al lado estaban comiendo uno con una pinta estupenda).


Y empezó el largo menú. Como aperitivo nos trajeron un pan con mantequilla de ajo, presentado sobre una piedra. La mantequilla tenía un sabor a ajo muy ligero que supongo que otros agradecerían, pero que a nosotros nos pareció un poco flojo.

Inmediatamente vino la ostra con raíz de apio, aguacate y sidra. Una ostra de enorme tamaño con un sabor sabor excelente, regada con un granizado de sidra que le iba muy bien a la par que hacía las veces de hielo para la ostra. Un gran bocado en el que había mucho que agradecer a una excelente materia prima.

Siguieron unas gambas con calabaza y azafrán. Las gambas venían peladas, algo que personalmente siempre aprecio mucho :-) y daban la sensación de estar crudas aunque juraría que estaban muy ligeramente cocidas o asadas (no sabría decir la técnica de preparación) lo que les daba un sabor delicado. La crema de calabaza era un tanto sosa para este plato y no le consiguió aportar la fuerza pretendida. Me temo que aquí nos acordamos con añoranza de las gambas de Palamós que nos habían encantado en el Married un par de semanas antes, aunque este era un listón muy muy alto.



El siguiente plato consistía en berberechos, algas y tirabetes que la camarera regó abundantemente con un verdísimo caldo de judías. Los berberechos estaban realmente buenos si los tomabas solos, pero que además conjuntaban perfectamente con el potente sabor a judía fresca que aportaba el caldo. El plato tenía un regusto que a los dos nos trasladó a nuestra infancia, cuando comíamos las vainas de judías crudas, recién cogidas de la huerta. Un plato curioso y de original sabor, le damos un notable.


Dentro de una pesada cazoleta que parecía de piedra maciza venía el pulpo con manitas de cerdo y aceituna. Lo primero que nos llamó la atención fue el intenso y buenísimo olor que desprendía, que no nos defraudó lo más mínimo a la hora de saborearlo. De hecho al probar los dos primeros bocados nos impresionó su intenso sabor, supongo que por el contraste con los platos anteriores, pero cuanto más lo saboreábamos más nos gustaba. A los dos nos pareció una magnífica combinación, de lo mejor del menú.

El siguiendo plato fue un añadido sorpresa del chef: huevo casero con virutas de trufa. Nunca hemos sabido apreciar la trufa y, la verdad, quizás le aportase algo de aroma al plato, pero seguimos sin cambiar de opinión. El huevo en cambio estaba buenísimo, con ese sabor de caleya que desde luego no tienen los que compramos habitualmente en el súper. Remojamos bien toda la yema y allí no quedó nada.


A continuación venía el plato que, de mano, menos nos llamaba la atención de todo el menú: ternera de cocido con su caldo. En el fondo del plato venía un trozo de suavísima ternera y el cocinero había conseguido que tuviera exactamente el  inconfundible sabor de la carne del cocido casero que hacen nuestras madres. La deliciosa ternera se acompañaba de unas verduras y la camarera regó de nuevo el conjunto con abundante caldo por encima, de inmejorable gusto a auténtico cocido. Parece una composición simple pero se unía el delicioso sabor de la carne al del riquísimo caldo de cocido y el conjunto resultó ser un plato redondo.

El festival continuó con el foie ahumado con anguila y café. Venía en una pequeña cazuela transparente con tapa y al abrirla salíó un humo de olor como a tostado que le daba espectacularidad a la presentación. El foie, muy cremoso, combinaba bien con el café, pero lo mejor fueron los sublimes trozos de anguila, que venía cruda al estilo de los boquerones y marinada con un toque de varios sabores mezclados muy delicadamente. Nuevo acierto y ya iban unos cuantos.
Acabamos el menú con la paloma torcaz con puré de boniatos y trufa. El trozo de carne de paloma me recordó un tanto al pato, con un color rojo oscuro y poco hecho, tal como me gusta a mí la carne. Nuevamente la trufa para mí ni fú ni fá, así como el puré de boniatos. La carne estaba bien, aunque tras las sorpresas y sabores anteriores este plato nos pareció en comparación, aunque quizás no lo fuera, algo más flojo.

Y todavía faltaban los postres: yogur con helado de coco y pan de especies. Agradecimos el fresco gusto helado tras la gran comilona que nos habíamos pegado :-). El pan de especies tenía un textura quizá un poco tiesa para este postre.

Por útlimo un riquísimo helado de avellana con café y bizcocho de chocolate (o algo así, a estas alturas ya era imposible recordar el nombre exacto) que era como dos postres en uno y los sabores casaban perfectamente. Un gran remate que no pudimos menos que esforzarnos por terminar de lo rico que estaba.

En la carta de vinos hay unas cuantas referencias nacionales y extranjeras. Casi todos los vinos pasan ampliamente de los 20€, quiero decir que hay pocas referencias a precios ajustados incluso entre los españoles. Al final acompañamos toda la comida con un Salia de la D.O. Manchuela, un vino de syrah y garnacha que nos sirvieron con algún grado de temperatura de más (para nuestro gusto). Les pedimos un enfriador, aunque se despistaron hasta en 3 ocasiones. Un pequeño fallo en el servicio que, por otra parte, fue correcto aunque algo impersonal.

En resúmen, largo y completísimo menú con unas cuantas sorpresas por el camino que nos dejaron un muy buen sabor de boca y ganas de repetir.