lunes, 23 de mayo de 2016

Las Rocas (Vegacervera - Llión)


El sábadu pasáu fiximos una escursión perguapa per el norte de Llión. Pola mañana visitemos la cueva de Valporquero (mui recomendable dir agora, en Mayu, porque hai muncha agua dientro y dexa imáxenes espectaculares) y pola tarde tiremos hasta'l Muséu de la fauna xabaz de Valdehuesa. En metá del viaxe, paradina pa xintar en Vegacervera, con bona fame porque escoyimos el recorríu llargu de la cueva y son 2h bien agustu d'escalones y visita.

Las Rocas ye un chigre-hotel en metá del pueblu a al vera de la carretera xeneral, nun tien pérdida. Chigre prestosu y afayaizu en maera y piedra nel que comes con mantel :-) y tien una bona atención.

La verdá que sólu con dos guah.es calculaba que con un menú de tres platos a compartir diba sobráu (que ca un sabe lo que tien en casa) pero que si igual yera poco un menú, que meyor dos..bono, al final decidime por un menú y completar con unes croquetes y un revueltu de setes y trigueros....paseme, col menú y les croquetes díbemos de sobra (y eso que los dos primeros platos del menú son pequeños y despisten).

El primer platu del menú foi  la cecina de Llión con tomate y piñones regada con aceite d'oliva virxen estra. Perbon productu, bon amestu, prestosu entamu de xintá.



Ente el primer y'l segundu platu del menú vinieron les croquetes de cecina casero, que nun prebé pero que xintaron bien a pesar de la protesta de doña croqueta que al prebar la primera dixo que la cecina nun-y daba más que prefería les de xamón (que picu finu, porque yo nun-y dixe que fueren de cecina h.e, h.e).

Bona ración y, lo dicho, debién tar riques.

A la mesma vegada llegó el revueltu de setes y trigueros que taba perbonu anque pa mí sobraba-y el carambelizáu de Módena que llevaba perriba (polo menos parte). En Las Rocas deben ser especialistes en setes (les paredes tan llenes de semeyes con diverses variedades) y nótase nel tratu d'esti platu, sobró la metá, pero mereció la pena (y nun m'entrugéis que pintaba la cencina esa enriba).




Dempués llegó el segundu platu del menú (del que se m'escaeció sacar la semeya) que yera una ensaladina pequeña con ñueces, canónigos y castrón escabechao (nunca lu prebara) que taba bien bona.

Por fin llegó el platu principal del menú que amás parez ser una especialidá de la casa. La verdá que foi la decepción de la comida. Nun mos convenció a dengunu, una mestura ente mar y montaña especialidá de la casa que non nos dio más. Pitu caleya con bugre.



Nun ayudó a que les pieces fueran pechuga (taba seco), nin tampoco que'l pitu la caleya más cercana que viera debió ser la que pisó de la que lu llevaben a matar. Igual con otra pieza quedaría más xugoso, pero aún asina, esi amestáu col bugre nun y-pegaba munchu...También vos digo que debemos ser rarinos porque ye una especialidá de la casa.

En resumen, tienen mano, bones raciones a pesar del final doi un aprobáu altu. Dos quintos de 0,0º de Buckler, un agua, un café solu y un kas de naranxa. 16,2 € por cabeza (el menú fueron 18 €) pagaos con tiques (un valor añadíu).


Paradina interesante pela zona sobre too si faceis la mesma ruta.







miércoles, 11 de mayo de 2016

Tasca El Marinero (Castro Urdiales - Cantabria)


La verdá qu'hai vegaes nel que un ta de suerte y que, teniendo'n mente una comida rápida (con bonos pinchos y una cervecina) camudes d'opinión sobre la marcha y porque sí, porque lo güeles y nun sabes que ye.

Eso ye lo que nos pasó en Castro, parada pa xintar de domingu de viaxe de vuelta, idea de "vamos pal Puertu, que ye guapu, y tomamos unos pinchos mirando'l mar", abrir el guetador de tiques nel móvil sobre la marcha y ver la pinta que tenía el sitiu que nos marcaba foi too uno pa entamar a pensar que "igual en vez de pinchos....xintamos un poco de verdá" y ¡aciertu plenu!. Merez una visita tranquila, col vinin bien escoyíu y non una cerveza 0,0 y un blanco de chateo (ye lo que tien tar en viaxe).

La primera foi camudar d'idea y la segunda la de "vaya güeyu que tenemos, menos mal que tienen tiques, la Virxen..." y eso que veníemos d'Euskadi. Al final, nun foi pa tanto, un porque nun cayó vino, dos porque la comida nun foi copiosa, circunstancies obliguen, tres, porque vista la calidá, la cantidá y la preparación ye d'esos sitios onde nun duel lo que pagues anque nun llevares los "santos tiques" que tantu bien fain a los fartones na so economía :-) y cuatro, porque l'atención ye perbona.

Meudía de chornón, nel que finó lloviendo y que mos permitió caltener una idega, xintar fuera nel puertu :-)

L'unicu puntu asina raru, foi que nos traxo los dos platos a la mesma vegada cuando diximos que yeren pa compartir (igual nun nos entendió bien) lo que acabó rápidamente al dase cuenta del fechu y llevanos el pixín pa dientro, pa más tarde (con un golpín de calor, arreglao).

Entamemos poles anchoes de la zona fresques a la plancha. ¡Bua...lloro!...que riques. nun tengo más que dicir, plancha tal cual, acetín d'oliva y una ayada per riba con perrexil....¡pa qué más!



Pa finar el pixín, presentaú el pexe enteru, pero ya ensin espines centrales. Mesma preparación, mesma ayada per riba. Mira, equí sí, equí y-quitaba yo cantidá d'ayu que con esi pexe nun pintaba na. Pero ye fácil, arrostres el tenedor per riba y aparteslo. Imprsionante...toi rellambiendome entovía,¡Ay como sedrá una bona furagaña al llombu equí!.


Lo dicho, una 0,0º, dos Ruedas de chateo y un par de cafés con xelu 50,60€ bien agustu, ¿oyisti?




Cuatro Gatos (La Felguera - Llangréu)


Dempués de tanta mina había que reponer fuercies asina que dimos un paseín pela zona peatonal de La Felguera y tirando del guetador de tiques acabemos nel Cuatro Gatos.

Chigre curiosu, porque na parte de tras más paez una cafetería del sieglu XIX  qu'una sidrería, pero nun dexa de ser afayaizu. Carta de chigre de tola vida cola curiosidá de tener la opción de tapes más piquiñines que te permite prebar d'equí y d'ellí.

Al comer alternemos "calidades", claro, qu'al nun tener referencia del chigre reuslta qu'acertemos col platu del que son especialistes y lo demás foi un puntu (o dos) per baxo, ¡que se y-va facer!.

Como vos digo entamemos con les molleh.es, impresionantes, al nivel del Pumarín diría yo (al menos esi día), guisaes con otra salsa diferente, pero seles, tienres, bon tastu, perbones...la mini-ración que venía con pataquines frites de verdá nun dio pa nada y como ya pidiéramos lo demás tampoco repetimos. ¡Ye mal entamar per riba!




A la mesma vegada vinieron les croquetes de les que tuvimos que pedir otras porque nun yos dieron pa na a los guah.es que veníen esfamiaos (y eso que tamién xintaron unes poque molleh.es primero). Bien porque ya vos digo que repitieron y yo que prebé una (nun soi croqueteru) prestome.



Dempués una de fígadu con pataquines frites que taba bien bono, pero que nun llegaba al nivel de les molleh.es. Típica preparación encebollao d'Asturies de siempre :-)



Lo más normaluco de too (tampoco esperábemos otra cosa) fopi'l pitu al ayu, bien turriadín per fuera, normalucu, como ye esti platu qu'a los doa adultos nun nos da munchu más por ello, pero que nun quedó nada.

Dos botelles de sidra Piñera, dos cafés con xelu, un agua y un Kas por (nun m'alcuerdo bien) unos 35-40 € con tiques.

En reumen, un chigre de pasu nel que nun te dan mal de comer y nel que si vais, nun marchéis sin prebar les molleh.es.










jueves, 21 de abril de 2016

Kaype Quintamar (Barru - Llanes)

El Kaype Quintamar ye un hotel en primera llínea de la playa de Barru y qu'almite tiques, lo que lu fai oxetivu pa comer si ye que tamos pela zona.

La cafetería tien una terraza pergrande y ya dientru atopeste con un comedor típicu d'hotel, poco afayizu (por grande y ampliu), pero con dellos atractivos importantes, les vistes al sable, que ta perllímpiu (míreslu peronde lu mires) y que tien un menú del día completín y perdignu a bon preciu, polo menos el par de vegaes que vinimos, nun hubo quexa.

El domingu pasáu, ente'l sable de Gulpiyuri y'l que nos quedaba por "comer de la playa Barru" paremos un ratín a xintar.

Raciones grandes polo que nos camentaron que los neños meyor compatieren platu y asina foi: pataques frites de verdá, con un poco d'ensalada, cuatru croquetes y tres bonos trozos d'adobu con perbona pinta. La trituradora de la familia dixo que l'adobu taba perbono y la verdá que sí. Bon platu del que dexaron cuatro patatuques y un filete (que ya vos imaxináis en qué butiellu finó).




Pel otru lláu de la mesa un revueltín de gambes, setes y oricios, que tamién prestaron munchu, nun lu prebé pero dixeronme que rico, amás de ser una ración xenerosa.



Pela mio parte, menú del día. de primeru una ensalada con salsa césar, digna, bien pa entonar con cruxentes de xamón y non de pitu, eso sí. Normalina.



De segundo una cabra a la plancha que taba perbona, francamente, rica meyor que munchos pexes de carta a preciu de caviar d'otros sitios, fresquina y bien de puntu, prestosa, sí señor. Sobraben-y esos espárragos de bote que nun se pa que s'empeñen en ponelos (como cuando ponen los pimientos tamién pa dar color)



L'agua (1,5l) y'l vinu (blanco de Rueda Señorío de Nava) del menú. Dos cafés con xelu, una tarrina de xelau de llimón del menú tamién y un Magnun white pa una xintá  prestosa al pie del mar y con tiques. Por unos  39,5 € en total (13€ de menú) y que valionos pa reponer fuercies y la que m'esperaba dempués (ay!!, ya nun tengo edá pa esguilar peles roques).





lunes, 11 de abril de 2016

Les Praeres (Les Praeres - Nava)

 La zona de Les Praeres ta situá na sienra de Peñamayor, Nava, a unos 1.140 m d'altura. Podíemos llamalo Braña, porque nun hai más que cabañes d'animales pela zona, magar que delles tan habilitaes como llar, y un chigre, que ye a lo que mos lleva esti blog, ¿o non?.

L'accesu ta perbien indicáu ya dende Nava y va faciéndoses más complicáu a partir del pueblu de Piloñeta, onde namás salir la caleya tresfórmase en pista de formigón con fuertes ramples y estrechina pa que penseis eso de que pasa si te crucies con un que baxa (pues que hai que dir a la gueta de los apartaderos). Sólo el final de la pista (como a unos 100m del chigre) pasa a ser de tierra. Pue xubise en coche ensin problemes, mentantu nun tenga suspensiones deportives, aunque meyor si ye un pocu altu, y si queréis seguir ruta'n coche (pues llegase a Bimenes y a Piloña per pistes) meyor 4x4.

Merez la pena xubir n'un bon día poles vistes, polos paseos y porque bien enantes de pasear, bien dempués, pares nel chigre a ponete tibiu de comida casero.

El chigre, ye eso, un chigre de montaña, pero bien afayaízu, cola so chimenea prendía, la maera, la tranquilidá, en fin, pa relaxase. ¿Y la comida?. Pues la comida perbona, casero, ensin complicaciones, raciones abundantes de les que ya Aladinu (el dueñu) va diciéndote, "d'eso meyor media, si solo vas come tú y sí los neños nun son de munchu comer, ponemos-yos una pa compartir", pues ¡hala! nun hai más que falar.



 Pues allá foi la mi media de fabes, tienres como mantega y perllograes de tastu, diome pa dos platos y casi reventar. Del compangu quédome col chorizu aunque taba too bono.

Pero eso nun ye na, porque pidimos una de xata guisao con pataquinos por si me quedaba butiellu pa compartir y pa allá que la compartí. Otra vegada, bon productu, bon tratu, bon platu, cenciellu, de tola vida.


Pa los guah.es, un platu "combináu" pataques de verdá, una par de güevos de casa y varios filetes d'adobu a repartir ente ellos (poca cosa dexaron). Ricu, ricu, faltaba-y el perrexil del Arguiñano.


Dempués de tamaña fartura, con dos cafés, un agua pequeó, una fanta y dos botellines de sidra y media de cabrales de postre, la cuenta foi d'unos 42 € (que podéis calcular ente tres pal preciu personal).

Un paseín pela zona, unes vistes enfoncando al nuesu Sariegu y una sorpresa, la cierva (Bambi) que va a la so bola pero que nun marcha d'equí nin a tiros, normal, colo bien que-y dan de comer.





martes, 5 de abril de 2016

El Molín de la Pedrera (Cangues d'Onís)

Paseu perguapu colos neños per Cangues a la vera de los dos ríos, kilos de piedres tiraos al Seya, vermutín pela zona a la vera d'unos culumpios, en fin, un domingu familiar y prestosu que tuvo una parada pa xintar n'un chigre al que facía munchos años que nun díbemos (El Molín de la Pedrera), pero que sigue conservando'l toque y la calidá.

Nun ye un sitiu baratu, pero xíntase bien, ye afayaízu y tien una bona atención y tres del "desastre gastru-económicu" de la cena del miércoles pasáu en Ribeseya, sentó como Dios.

Cocina cenciella lo que pidimos, pero de calidá de productu y calidá de cocina. Ensin pih.aes enmarutando la comida. A lo que vamos, nun pudimos ser más normales pidiendo.

Dos platos de pataques fites de verdá con dos mini-escalopines de calidá y tres croquetines bien bones pa los neños que yos- apeteció (y a mí que me xinté un de los escalopinos del que menos come h.e, h.e)

Per un llau, tacos de sollombu cola salsa de cabrales aparte. Bona calidá, bon puntu de tienru y tastu, pataquines frites y la salsa persele qu'a mí prestame más pa moyar les pataques que pa antroxar la carne :-)


Pel mio lláu preferí tirame a unes manes de ministru esgüesaes con xamón per dientro y setes. A mí prestaronme munchu, eso sí la reducción que llevaben igual dexábales un poco más dulce de lo qu'a mí me gusten, pero esi ye un tema mui personal. El casu ye que taben bien bones. Veníen con unes pataques frites de verdá, pero como de bolsa, que claro, pasaron a los platos de los guah.es namás les vieron y amás diben un poco moyadines na salsa y dexaronme dos pa prebar :-)


Col vinu, pásame como col arroz, nu tengo munchu quorum para los tintos. Asina que nun habiendo La Descarga bebimos un Fillaboa 2014 (la carta de vinos blancos ye pasable eso sí), agua grande, cafés con xelu y una fanta naranxa (o kas con burbuxes que ye lo que pide). Los adultos podéis salis por unos 30 € por cabeza y los neños por unos 9-10 €
Prestosu domingu.


miércoles, 9 de marzo de 2016

El Rincón del Viajero - El Rincón del Viaxeru (Cuayoto - Uviéu)


Un vale regalu con un menú degustación que diba caducar foi lo que nos llevó fasta'l Rincón del Viaxeru ensin denguna espectativa, pa que vos voi engañar. Chigre cubanu montáu en Cuayoto da la impresión que cola intención de facer lo mesmo que los paladares habaniegos de los 90, ye dicir, comida casero, ensin pretensiones, con carta cantada, con atención familiar.

Lo primero que fiximos foi camudar el vino del menú (menos mal que lu prebemos primero) por el munchu más bebible Ramón Bilbao crianza que vimos que teníen perllí (nun esperéis una carta, nun ye'l sitiu). Gran detalle, nun nos quixeron cobrar pol cambiu y eso qu'insitimos, allí salió la madre-cocinera-dueña a dicinos que nin pa Dios. Vamos, un chigre de pueblu de tola vida, pero con comida cubana.

Entamó'l menú con unes boles de pataques rellenes de carne un plizcu picantes (los cubanos nun son mui d'echar picante) que taben abondo bien, de rebozu y rellenu que diome por puntuar nel facebook con un 6-7 sobre 10.

Siguimos cola ensalada de tola vida, sólo que con aguacate, bien aliñada, nun hai munchu que dicir, a nun ser que nun te guste l'aguacate, que-y da un toque.


El platu nun cubanu fueron los mexillones a la vinagreta, los mexillones bien, la vinagreta un poco fuerte. Normalucos.


Ameyoramos munchu colos platos siguientes. L'arroz secu con fabes prietes y pequeñes pero non en plan moros y cristianos, si non que tab especiau, notábase el cominu y l'ayu y vino de compaña colo qu'ellos llamen carne asao (lonches fines de carne aliñaes perriba). Esto tuvo bien y prestonos, amás d'entrugate que si quies repetir, cosa que fiximos cola carne (l'arroz yera munchu).

Un platu que nos sorprendió son los chips de plátanu, que tien que ser plátanu macho verde pa que-y den un toque acidín y supongo pa que quede cruxente. Prestosu acompañante. Esto hai que lo intentar en casa un día y sustituir les pataques frites...fartones, que sois unos fartones.


Paso al penúltimu plátu, la yuca fervío y llixeramente aliñao. Un tastu diferente al de la patata y, la verdá, que nunca la xintara asina, frita sí, pero cocida...



Al caberu platu nun y-saqué semeyes, va ser que'n esi momentu el chigre camudó en disco con DJ, baille y música, asina de repenti y escaecióseme del tou porque quedeme tontu pensando nel tema. Taba bono y nun soi llambión, xelau de vainilla con "flan", y pongo "flan" porque foi lo que dixo, pero de testura y tastu yera más bien tocinín de cielu d'eso.

Lo meyor, l'otru postre, pa animase a baillar.



En fin, espectatives cero, resultaú aprobáu, ye un chigre diferente que nos prestó (hai que tener el día y saber a lo que se va) a pesar de les sos carencies gastronómiques porque ponen de la so parte pa ello.