lunes, 20 de enero de 2014

Mestura - Mecedura (Uviéu) por los Pululantes



En cuanto supimos que se había abierto en pleno centro de Oviedo el nuevo Restautrante heredero del Deloya, nuestro favorito de siempre en Asturias por muchos motivos, fuimos corriendo a probarlo. En realidad es el mismo Deloya que se traslada desde el hotel Santo Domingo al local que poseen en el Gran Hotel España. En el traslado se han redefinido varios conceptos y a lo largo de la comida serían inevitables las comparaciones con el original Deloya, cuyo menú degustación era absolutamente espectacular. Nunca entenderé por qué nunca fue reconocido con al menos una estrella Michelín.



En el antiguo Deloya se respiraba elegancia desde el momento de entrar: el hall del hotel, el patio interior o el comedor.  Mestura, aunque tambien está muy bien decorado, ofrece una imagen algo más moderna. La palabra que me viene a la mente es desenfadado, buscando un tono un poco más informal que su antecesor. Por ejemplo en el mismo comedor distintos diseños de mesa, sillas y vajilla se mezclan con sorprendente armonía aún a costa de perder un poco de elegancia, un efecto buscado y perfectamente conseguido.

Nos sentaron en una mesa junto a la ventana, que cuenta con un cómodo sofa para 2 personas. Otro toque desenfadado que a nosotros nos hizo estar más a gusto y disfrutar más de la comida, como si estuviésemos en casa. Un acierto.
La nueva carta también muestra ese desenfado. Hay muchos entrantes en plan picoteo, y 3 menús a buen precio. Por ejemplo el menú degustación ha bajado de los 70€ que costaba en Deloya a 48€. Además tiene un menú maridaje, un poco más corto, a 35€ que aquí comentan en G de Gastronomía y que aparenta una RCP brutal. Lo bueno de estos precios es que acercan el restaurante a más público, ya que el alto precio hacía que sólo fueses en ocasiones muy especiales. Ahora seguro que repetimos más a menudo.
Lo que no cambia es la excelente atención. Por suerte sigue conservando el mismo personal, tanto el jefe de sala como Jesús, el sumiller, cuya atención en las muchas ocasiones que hemos coincidido ha sido siempre exquisita y cercana: son unos profesionales impresionantes.
No habíamos leído aún el artículo de GdeG, así que nos decantamos por la carta. Enseguida llegaba la primera sorpresa: nos trajeron el café y un pastelito. ¿El café? ¡Pero si todavía no habíamos empezado la comida! En realidad era el aperitivo, que se llamaba "capuccino de garbanzos con unos cupcakes de chorizo". El "capuccino" era una crema suave con un intenso olor (y sabor) a cocido de garbanzos, y con el aspecto exacto de un capuccino con su espuma y todo. Una simpática sorpresa de buen sabor. También el sabor a chorizo del "cupcake"chocaba con la imagen dulce de pastelito.

Llegó el primer plato para compartir: las croquetas de oricios y manzanas. Unas crujientes croquetas de masa muy cremosa con un perfectamente equilibrado sabor a oricios, sin caer en el exceso. No me gustan demasiado los oricios frescos, me resulta un sabor demasiado fuerte, en cambio sí me gusta ese mismo sabor suavizado en revuelto, arroz y similares. Por ello para mí estas croquetas tenían el sabor exacto a oricio. La manzana consistía en unas pequeñas ralladuras coronando las croquetas. La verdad es que pasaron desapercibidas.
Puntuación: 4/5.


De plato principal por mi parte cayó la paletilla de cochinillo, dos buenos trozos de carne que trajeron perfectamente deshuesada y presentada. La piel estaba muy crujiente, nada que envidiar al que habíamos comido en Segovia, sin embargo para mi gusto por dentro la carne les quedó un poco más pasada de la cuenta, demasiado hecha y por tanto un poco seca. El sabor, eso sí, buenísimo, pero fallaron en el punto.
Puntuación: 4/5

Mi churri pidió las manitas de cerdo, de las que es una auténtica fan. Otra sorpresa: venían en forma de croquetas con la carne de las manitas deshuesadas en el interior y acompañadas de una espuma de intenso sabor a naranja. Jesús nos explicó la elaborada preparación de las mismas, pero no desvelaremos los secretos de la cocina :-). A mi chica las manitas no le parecieron exquisitas, pero ya digo que es muy exigente con este plato. En cambio a mí, que no me gusta la textura de las manitas pero sí el sabor, este plato me encantó ya que la preparación suaviza la textura gelatinosa de las manitas y la naranja les daba un punto de frescor, lo justo para acabar de conquistarme.
En conjunto y considerando también la sorprendente propuesta: 4/5.

Esta vez tampoco quedó sitio para el postre. El café, invitación de la casa, se acompañó de unos pequeños mazapanes caseros y unas trufas de chocolate. Al final la cuenta, incluyendo 2 copas de Doble R de Ribera del Duero, salió por unos 60€. Viendo después el menú maridaje, nos parece que tiene una excelente RCP y que seguramente sea el triunfador en este restaurante. Me recordó el caso del Married, que al final ha prescindido de la carta y ya sólo tiene el menú degustación. Aquí bien podría acabar pasando lo mismo.
Por tanto otra novedad en el centro de Oviedo que se está poniendo muy interesante en el capítulo de alta gastronomía a precios accesibles con excelentes ejemplos como Mestura, Married o 180º. Un necesario aire fresco que agradecemos y que seguro que volveremos a disfrutar.

11 comentarios:

Fartones dijo...

Perbona pinta y nel llistáu faltote el Naguar. Eso sí, paez que fallaron un plizcu nos dos platos principales, pero nun muncho porque yos-dais 4 de 5.
Al final les RCPs salen meyor colos menús, normalmente, pero presta asgaya el pedir la carta y prebar y tampoco me paez caro, claro que nun hubo vino, solo dos copes...o toi equivocandome?...ye que perraru me parez que nun pidiérais una botellina, ho!!

Toni dijo...

Mañana espero visitar el Mestura aunque parece que todavía les falta rodaje...

pululante dijo...

Sí, vino sólo hubo 2 copas de Doble R a 2,50€ cada una. El cochinillo tenía buen sabor aunque estaba algo pasado de punto. Le dí solo un 4 porque aquí entiendo que aspiran a la excelencia.

Sobre el Naguar, vamos alguna vez. Tapas muy ricas, pero me parecen muy caras. Al igual que el vino por copas. Y la carta me parece poco variada para ir varias veces. No me acaba de entusiasmar. Aunque sí reconozco que es parte de la alta cocina carbayona.

pululante dijo...

En todo caso, al Mestura repetiremos seguro. La impresión fue muy buena, y quieras que no Deloya nos tiene ganados de antemano ;-)

Pululanta dijo...

Hombre , lo de las manitas tampoco fue "fallar" sino cuestión de gustos. A mi la textura gelatinosa de las manitas tradicionales me encanta y aquí había desaparecido, y por eso mismo a él le encantaron. Sería como un debate sobre si un buen solomillo debe estar "al punto" o poco hecho, al final va en gustos.
En cambio el cochinillo sí que estaba muy hecho para cualqiera, la carne tenía que estar más jugosa en todo caso.

David López Castañón dijo...

Vaya pintaza ... Viniendo d'onde vienen ... habrá que prebalu.

Fartones dijo...

Nel Naguar Tamién tienen unos menús de preba axustaos. Esti hai que lu prebar, nel Santu Domingu xinté perbien.
Una cosina, dexaisme tontu, solo un par de Copes? Tais bien? Pasavos dalgo? Jaja

Toni dijo...

Estuvimos ayer tomando el menú degustaciön largo. Bien, pero les queda por afinar algún plato.
Lo veo un pelín por debajo que Deloya, pero bueno, lleva una semana.

Fartones dijo...

Espero vuestres opiniones !!

David López Castañón dijo...

Tus deseos son órdenes, y creo que ya ta solucionao que nun comente xente ayeno a Google nel blogue.

Por cierto, un placer conocete y compartir platu ya bebida contigo.

Espero qu'haya munches más!

Salú

Fartones dijo...

Lo mesmo digo David.
Agora ya podré facer dellos comentarios nel to blogue!!! jeje