viernes, 6 de noviembre de 2015

Bodegón de Güela (Llugones - Siero)


Llunes raru de fiesta nel xintemos nel Bodegón de Güela porque dempués de facer unos recaos pela zona nun atopábemos per dengún llau un sitiu con meses llibres onde comer, asina que mirando la aplicación tiquetera del móvil alcordeme del Bodegón que fadría mil años que nun pisaba y que venía ellí. Prebemos suerte y teníen mesa para 4.

El chigre sigue tando igual de bien puestu; Ye afayaizu y ta decoráu en forma tradicional con piedra y maera con un comedor al fondo piquiñín y prestosu.

La especialidad parecen ser los callos, pero, nun me digáis porqué, que soi un fan, nun tenía yo'l día calleru, asina que decidimos pedir 4 platos y eso que pareciones que nes meses d'alrodiu llegaben unes raciones pergrandes.

La peque pidió unes croquetines de xamón, que como y-pareció poco a los del chigre vinieron con pataquines frites (de les de verdá) y que a doña croqueta y-prestaron pola vida, asina qu'ensin prebales doy-yos l'aprobáu. Ración abundante, que mirando la semeya tengo mieu que nun fuera media ración.



L'otru pidió unos chopitos, ración inmensa (d'ehí que dulde si les croquetes nun sedríen media) que debieron-y parecer inabordables :-). La cuestión ye que taben bonos, ensin aceitón y cruxentes. Anque lu tuvimos que sofitar, dio bona cuenta d'ellos ensin más problemes.



Pela nuesa parte y para compartir pidimos una de zamburiñes y una de pitu caleya. Cuando llegaron los platos creimos que se confundieren y traxeren dos y dos, pero non. Equí vinieron los estremos del día, esos momentos nos que daste cuenta de que'l chigre ye de guisos y que cuando hai muncha carta tien qu'haber fallos. El fallu, les zamburiñes, contamosles, 24 unidades, pero nun sé que fixeron na cocina con elles. Les probes veníen reseques y con un tastu a pegáu a la sartén de fondu, vamos, que se yos-pasaron claramente. Tendríemos que les devolver, pero el que haiga xintao con guah.es cuando ellos ya tienen la comida na mesa sabe que ponese a esperar por otru platu termina en traxedia griega al final con ellos esperando por tí, asina que nada, había fame y tiremos pa lantre.



Menos mal que'l pitu compensó too lo que había que compensar. Inmesa ración de pitu de caleya prietín y guisao con pataquines. Tienru y sele. Un día van tener qu'esplicame que pinten nos chigres esos pimientos de bote enriba les pataques, pero bono, si ye pa decorar, meyor nun ponelos. El restu, mui rico. Y non, nun se equivocaron, nun pudimos con ella y dio para cenar, que nos llevamos la metá pa casa :-)




Agua grande, dos de sidre de Val D'Ornón (rica), un kas y un par de cafés con xelu por 62,1 € de tiques, lo que nos pareció mui bona relación de calidá / preciu. Vos encamentamos a pedir guisos y la prósima nun se m'escapen los callos, a ver.

2 comentarios:

David López Castañón dijo...

Lleete a estes hores enantes de comer debería tar prohibíu ... pintaza!

Fartones dijo...

A mi entrame la fame cada vegada que lleo un blog d'estos, dame igual la hora :-)