miércoles, 18 de abril de 2012

Pululeando per Viena por Pululanta (Viena-Austria)

En Viena te bombardean con tres alimentos como los más típicos: las salchichas, el Schnitzel y la tarta Sacher. Otros platos de la cocina típica son el Tafelspitz y los estofados de carne.

Lo más típico es comer las salchichas en los puestos callejeros. Son como kioskos que tienen una zona anexa y unas mesitas altas para comer de pie. Están abiertos a casi cualquier hora, eso es una ventaja tremenda para nosotros , que a cenar antes de las 9 se nos hace muy cuesta arriba y muchas veces las pasamos canutas para encontrar un sitio con la cocina abierta a "esas horas". Hay unas cuantas variedades de salchichas: la "vienesa" o "frankfurter" es la cocida y nuestra experiencia en Munich con ella no fue muy buena, así que esta vez pasamos :-). Más ricas están la kasekraner, salchicha normal, o la grillwurst con un poco de queso, ambas hechas a la plancha. Una grillwurst recién hecha, acompañada de una buena jarra de cerveza y con la Catedral de San Esteban o la Opera como escenario... no se puede pedir más! Era muy gracioso comer una de estas salchichas a la salida de la Opera compartiendo mesa con las señoras requetevestidas y pintadas que acababan de salir de ver la representación de ese día.

El lugar de referencia para el Schnitzel es el restaurante Figlmüller, situado cerca de la Catedral. Tiene dos locales muy próximos. Nosotros estuvimos en el nuevo, más amplio. En el otro, más autentico, lo intentamos un par de veces pero fue imposible... siempre hasta arriba!

El Schnitzel fue una de nuestras mayores decepciones culinarias de Viena, no es más que un filete empanado (a la milanesa). En este restaurante presumen de que su Schnitzel es más fino y más grande que los demás. Efectivamente lo es. Sin embargo no deja de ser un filete empanado y por lo tanto en sí mismo no tiene apenas gracia, de hecho mejoraba bastante rociándolo bien con limón. Acompañando al Schnitzel venía una ensalada de patatas muy bien aliñada, que estaba tan rica que me la acabé, cosa bien rara ya que suelo devorar la carne y despreciar el "verde".



La tarta Sacher es ni más ni menos que un bizcocho de chocolate recubierto de chocolate. El nombre le viene del Hotel Sacher, lugar donde se inventó la receta. El lujoso hotel está justo detrás de la Ópera y tiene una cafetería donde puedes tomar un café y probar la tarta. La cafetería no tiene apenas ningún encanto, sobre todo si la comparamos con otras muchas que hay en Viena como el café Central, el Leopold Hawelka o el Sperl. Además en el Sacher los camareros son muy bordes, te sablean y la tarta es bastante sosilla. En resumen: trampa para turistas. Mejor ir a cualquier otro café.

El tafelspitz es una especie de carne cocida en caldo con verduras. El lugar de referencia es el restaurante Plachutta, es un sitio elegante aunque tiene muchas mesas lo que le resta intimidad, aunque sin llegar al extremo de los restaurantes de "Paris", aquí al menos podías pasar a tu mesa sin meter el trasero en el plato a los de la mesa de al lado. Está habitualmente abarrotado, y tenía una ventaja importante con respecto a otros: ¡¡abrían hasta las 11!! Los camareros están super bien vestidos y el trato es el que corresponde a un lugar selecto.

En la carta presumen de elegir muy bien la carne que sirven, solo de los mejores ganaderos austríacos. Para comprobarlo pedimos un Tartar de buey. La carne estaba muy buena y se notaba que era de altísima calidad, aunque le faltaba un puntín de maceración. El tartar venía acompañado de salsa Worcester que combinaba bien y finalmente le dimos un toque de pimienta molida que redondeó perfectamente el plato. ¡Delicioso!



El famosísimo tafelspitz viene presentado en olla de cobre, lo que le da un toque muy elegante. Primero te recomiendan comer el caldo como si fuese una sopa con verduras. Hay que decir que el caldo estaba absolutamente delicioso. Luego se va comiendo el generoso trozo de carne que continúa cociendo en la olla. A pesar de ser carne cocida que lógicamente tiene un sabor más soso, estaba tan bien hecho que se apreciaba bien la suavidad y ternura de la misma.



En resúmen: lugar recomendado y plato que no puede uno irse de Viena sin probarlo aunque la próxima vez pediré la carne frita o mejor a la plancha, ya que promete ser muy buena.

7 comentarios:

Fartones dijo...

Ta claro que pa empanar filetes hai que dir a Casa Colo y que te los pongan con quesu. Polo demas, habra que dir prebar esi chigre...si voi a Viena :-).
¿Como que'n Munich tuvisteis mala suerte coles salchiches?. Home, les francfurt como'n Francfor nun tan, pero d'ehi a males :-)

David López Castañón dijo...

Yo cuando tiro p'allá enriba vivo de los puestinos esos de comida morralla que ta perbona.
Siempres gastamos les perres nun restaurán que tien bona pinta y la verdá ye qu'el resultáu siempres ye decepcionante, anque, per otru llau, val pa valorar ainda más el producto asturiano del que tanto esbarramos siempres.

Toni dijo...

Yo ya fae 7 u 8 años que tuve en Viena y onde mejor cené fue en un italiano de gama alta justo al lao de la catedral. Y recuerdo que nun fue más caro que aquí.

Fartones dijo...

David
Yo la verda qu'en contaes ocasiones termino xintando de restaurante al viaxar, munches vegaes nun sal tan bono como esperabes (ye que n'Asturies y n'España xintase perbien) pero otres munches sal perbien y amas ye munchu mas barato...cosa qu'habria que ponese a esplicar....

Toni
Cuando tuvimos, nun en Viena, en Tallin, fai como 6 años, pasonos asemeyao, dempues d'unos dies xintando col meciu esi de frutos del bosque, mermelaes y carnona con de too que te ponen en la cocina centro-norte europea, l'ultimu dia apetecianos tanto una ensalada normal col so aceite y sal que creo que aquel italianu nel que cenemos camudose a ser un tres estrelles michelin pa nos :-)

pululante dijo...

Bueno, lo de Munich no fue mala suerte con las salchichas. Es que pedimos la típica y es la salchicha blanca cocida que te la traen flotando en una cazuela con agua... con una pinta de lo menos apetecible... Y no entro en más detalles :-D

En cuanto a lo que habláis de precios, también tenemos la sensación de que cuando vamos a grandes capitales europeas los precios son parecidos o tan sólo un pelín superiores a los de aquí en Asturies, que en comparación (y con perdón) no es más que un pueblín.

Fartones dijo...

Pues yo tengo la sensacion de qu'en Alemaña, Belxica y Luxemburgo xintase abondo barato, incluso ms qu'equi.
Menos en Inglaterra que te llanten unes hosties (aderezaes col cambiu la llibra) de tiritar en metiendote n'un restaurante y Irlanda que nun anda lloñe, tengo la sensacion de qu'equi pasense colos precios

Toni dijo...

Tienes toda la razón. En España en relación con los sueldos y exceptuando el alcohol, los precios son caros de cojones.
Sin ir más lejos, en semana santa eché gasoil en Vizcaya a la ida a 1,39€ y en Francia a 1,34€.

Y los precios de los restaurantes a nivel parecido, como aquí o más baratos.